La última letra de Palavecino

Emocionante. Entretenido. Electrizante. Épico. Estos adjetivos y otros más pueden llevar el empate, 3 a 3 que consiguieron Patronato y Defensa y Justicia en Paraná. En el marco la décima séptima fecha del Torneo de Socios, los dos equipos jugaron un partido de ida y vuelta. El primer tiempo tuvo todos los condimentos porque en la primera llegada del Rojinegro sufrió la falta a Matías Pardo adentro del área que abrió la posibilidad de abrir el marcador. El arquero Matías Ibañez dejó el arco por unos minutos y tomó el rol de ejecutante de penales. En ese papel sacó una buena nota porque convirtió el 1 a 0.
El encuentro ganó en emotividad porque el cuadro de Florencio Varela respondió con un avance que terminó con el remate de Francisco Pizzini. A pesar de la igualdad, el Halcón cometió un error a la hora de salir desde el fondo, entonces Junior Arias capturó la pelota y en la zona de definiciones venció al portero Ezequiel Unsain. Sin embargo el final de la primera etapa tuvo un ingrediente más porque Nicolás Tripicchio abandonó la defensa y en un ataque sorprendió como un delantero experto para anotar el 2 a 2. 
El técnico Sebastián Beccacece gritó con furia el tanto de la igualdad y eso produjo el malestar de Iván Delfino, quien en el inicio del entretiempo no tuvo una buena acción. El entrenador del conjunto entrerriano se dirigió rapidamente hacia el tunel donde ingresó Beccacece y lo tomó por sorpresa del cuello. A partir de allí el clima se enrareció porque hubo reclamos de los dos planteles en el campo de juego. Todo lo que surgió después de la conquista de Tripicchio fueron un sinfin de situaciones lamentables porque las discusiones más los forcejeos lo único que traen es un mal clima que deja un antecedente para los protagonistas en futuros compromisos.
Con las expulsiones de los técnicos de ambos combinados se puso fin al altercado y se jugó sin dificultades el complemento que tuvo nuevas emociones. Defensa y Justicia se fue en busqueda del triunfo con la ingeniosa maniobra de Carlos Rotondi, quien magnificamente marcó el 3 a 2. No obstante la victoria se le escapó en el último suspiro porque Matías Palavecino fue a buscar la hazaña al área del Halcón. Su tiro rebotó en la espalda de Unsain y estableció el 3 a 3 final. En el estadio Presbitero Bartolome Grella se disfrutó de un gran encuentro de fútbol a pesar que tuvo una mancha inimaginable por el conflicto de los dos entrenadores, quienes a lo largo de sus carreras no han tenido enfrentamientos de esa indole.

VAVEL Logo