Derrota de Racing ante Colón en el Cilindro: La "Gagoneta" no arranca
Colón volvió a amargar a un Racing que no logra encontrar una regularidad respecto a los resultados. (Foto: Telám)

El sol cubría las tribunas celestes y blancas del Cilindro de Avellaneda. El típico domingo de cancha se hacía presente, y ahora con el 100% de aforo habilitado por primera vez desde la pandemia. Sumado a esto, antes del inicio del encuentro, se desplegó luego de muchos años la llamada bandera "más grande del mundo". El plato estaba servido para que sea una tarde noche teñida de celeste y blanco. Bueno, lo cierto es que los hechos no terminaron apuntando hacia esos colores.

Gago y compañía, debido a las bajas de Mena y Rojas por lesión en sus selecciones, debió probar con otros nombres. Prado y Alcaraz ocuparon estos lugares respectivamente. 

 

Aun cuando la gente se estaba terminando de acomodar, y la bandera desplegada estaba siendo replegada, el partido no espero en brindar la acción que se esperaba. Al minuto de juego, de tiro libre, "Charly" Alcaraz puso el partido 1-0 a favor del local. Estalló el cilindro y el banco comandado por Fernando Gago. La Academia arrancaba con el pie derecho ante un rival que, desde la previa, se sabía que era complicado.

 

 

En el primer cuarto de hora se vio un Racing energético, activo, con muchas ganas de comerse al rival. El gol por supuesto que ayudó a este funcionamiento del equipo celeste y blanco. Por el lado Sabalero, aún no se encontraba en partido, esperaba de atrás e intentaba aprovechar las aproximaciones al área rival. A los 8´ incomodó con un tiro libre de Ferreira. Esto era la alerta de lo que sucedería tan solo minutos más tarde.

Racing logró amplitud durante todo el primer tiempo gracias a la proyección ofensiva del siempre rendidor Iván Pillud. Por la banda izquierda de Prado no pasó lo mismo. A medida que fueron pasando los minutos ya el cotejo empezó a ser más parejo, de igual a igual, algo que era lógico y esperable, pero que había sido retrasado por el gol. 

La igualdad llegó a los 21´ de la primera mitad. Tras falta de Licha, Cristián Ferreira, el juvenil surgido en River, marcó un tremendo gol de tiro libre al palo izquierdo de un Gabriel Arias que nada pudo hacer. Había partido en Avellaneda. Eduardo Domínguez, con puño apretado, sabía lo importante que era el gol para emparejar la situación y bajarle los humos a un Racing que había arrancado con mucha confianza por el tanto tempranero.

 

 

A pesar de aproximaciones de Colón e intentos de ataque constante, el ritmo del encuentro en la primera parte lo marcó siempre Racing. Miranda, Alcaraz y Pillud de lo mejor en el local. La Academia colectivamente tuvo un funcionamiento más que interesante teniendo en cuenta lo que mostró en los últimos meses. Pero la chance en concreto llego por una jugada individual de Alcaraz, de lo mejor del cotejo, que regateó y sufrió dentro del área la falta de Bruno Bianchi.

Lisandro tuvo en sus manos el segundo gol del partido, pero Burián se lo negó intuyendo que la pelota iría al medio. No era definitivamente el mejor partido del capitán de Racing. De su falta llegó el gol rival y, por si faltaba algo, no pudo convertir de penal. De a poco la silueta del arquero de Colón iba creciendo más y más. El premio a la figura del partido comenzaba a tener nombre.

De esta manera se cerró la primera mitad. Con un Racing que mereció más que lo que obtuvo finalmente, algo que comúnmente se le atribuye a los equipos de Gago. Esto sería una radiografía del resto del cotejo. 

 

Los segundos 45 minutos tuvieron la misma esencia. El desarrollo se puede explicar en la jugada del segundo tanto del conjunto Santafesino. Tras un ataque de Racing, y casi gol de Lisandro de tijera, Colón lanzó un pelotazo a su centrodelantero, Lucas Beltrán, y tras una indecisión entre Nery Domínguez y Arias el delantero aprovechó y puso el 1-2. Silenció atroz en El Cilindro. Racing, a pesar de ser superior, no supo traducir en el resultado la diferencia, y Colón no lo perdonó.

 

 

Fue un baldazo de agua fría para media Avellaneda. Racing debía ganar el partido para consolidarse más en Copa Sudamericana y, quizás, soñar con la clasificación a la Libertadores. Esto último hoy es definitivamente un sueño más que una realidad. Estaba quedando afuera de la Sudamericana.

La Academia intentó por todos los medios posibles, pero Burián fue la gran figura del partido, una muralla que tapó todo lo que iba en dirección a su arco. Espectacular partido del arquero del Sabalero

El último cuarto de hora el equipo de Gago siguió intentando, pero ya era visible un claro desorden en la mitad de la cancha. No había mediocampo. Por eso la entrada de Mauricio Martínez para refrescar ese sector de la cancha. Lo cierto es que finalmente el cierre de Racing no fue el mejor si se compara con el resto del cotejo, pero era entendible la frustración de los futbolistas, la pelota no quiso entrar.

 

Final del encuentro y derrota académica de local. A pesar de funcionar bien colectivamente, y aún más si comparamos con los equipos de Pizzi y Úbeda, los malos resultados acompañan a Racing cotidianamente. A esta altura del año el equipo de Avellaneda está quedando afuera de Copa Sudamericana. Sumado a esto el fixture no lo ayuda para nada. La próxima parada será ni más ni menos que contra River en el Monumental. Panorama negro de cara al cierre de la temporada.

VAVEL Logo