Racing quedó eliminado desde el punto penal
Advíncula y Mena en plena disputa de la pelota. Foto: Web.

Todo camino tiene un final, y este fue el del Racing de Gago en la Copa de la Liga Profesional. 

Los primeros 45´ fueron puramente celestes y blancos. El planteo académico salió casi a la perfección. Ese “casi” se explica porque la pelota no tuvo destino de red en las diversas ocasiones generadas por el club de Avellaneda.

Racing dominó de principio a fin. Estuvo más atento y preciso que el rival en la creación de juego. Faltó la definición. La más clara la tuvo Chancalay a los 22´: un mano a mano que terminó con un mal remate del ex Colón. Cabe mencionar que el estado del campo de juego tampoco ayudó demasiado.

Aníbal Moreno, el pulpo de Racing, se vio ante una marca personal de Darío Benedetto. Es por esto que las salidas del fondo fueron lideradas por ese primer pase de Leonardo Sigali, un especialista en la materia. Por otro lado, Miranda y Alcaraz acompañaron de muy buena manera ejerciendo esa presión asfixiante que caracterizó al conjunto de Avellaneda.

Ahora bien, el gran jugador del primer acto fue Matías Rojas. Aquel resistido por la gente que, tras un buen encuentro frente a Aldosivi, volvió a disputar un gran partido. No solo fue interprete de varios ataques académicos, sino también mostró una convicción en la marca más que interesante. Frenó en varias ocasiones las subidas de Fabra.

Boca directamente no tuvo situaciones de gol. No pateó al arco. Aunque, y esto Gago y compañía lo supieron desde el primer minuto, la jerarquía de los futbolistas Xeneixes podía cambiar el rumbo del partido de un segundo a otro.

Por parte de Racing, nada que reclamar. De esta manera se cerró el telón de la primera mitad.

La marca atenta de Benedetto hacía Aníbal Moreno
La marca atenta de Benedetto hacía Aníbal Moreno

El partido se emparejó en la segunda parte. No por fuerza azul y oro, sino por una merma en el funcionamiento de La Academia. El equipo sintió la salida de Rojas. Copetti en banda no generó lo mismo que entre los centrales.

Racing fue amo y señor del partido, pero no le bastó para poder concretar una diferencia en el marcador.

Independientemente de su faceta creativa, Boca tuvo la jerarquía necesaria para aguantar defensivamente el encuentro, a pesar de que seguramente no era el planteo que Battaglia tenía en su cabeza.

El partido finalizó 0-0. La clasificación se definió por los penales y Boca impuso su mística desde los 12 pasos.

  • El resumen del encuentro

Racing finalizó esta Copa de la Liga con la cabeza en alto, desplegando un gran futbol y con la convicción de saber que hay material futbolístico para que La Academia sea candidato de los títulos que dispute.

VAVEL Logo