Independiente perdió 2 a 0 ante Ceará y quedó eliminado de la Copa Sudamericana en fase de grupos
Independiente no pudo ante Ceará y se quedó sin cumplir el objetivo del semestre.

El partido inició con un Independiente con mayor posesión y creatividad para lograr los dos tantos mínimos que necesitaba para pasar de ronda. Antes de los cinco minutos, Leandro Benegas tuvo un remate de media vuelta que se fue alto y, poco después, un tiro de Alan Soñora que fue a las manos del arquero rival. Con el correr del tiempo, la profundidad del dueño de casa fue en caída y Ceará comenzó a tomar control de la pelota, con la que generó avances peligrosos que culminaron en remates de Vina, el segundo con una doble tapada de Sebastián Sosa después de un error grosero en la salida de Alex Vigo (quien protagonizó varios de estos). Más allá de alguna triangulación por izquierda, o algún intento de Domingo Blanco, el local no logró concretar sus situaciones (Joao Ricardo solo tuvo que realizar dos paradas) y con el avance en el reloj aparecieron los nervios y la impaciencia, lo que derivó en faltas innecesarias en el afán de recuperar rápido, mala decisión en los ataques y más llegadas del visitante, que aprovechó la velocidad de sus delanteros para crear ocasiones de marcar. En la última jugada de la primera parte (que contó con la expulsión del entrenador brasileño Dorival Junior y altercados entre los equipos), una infracción de Benegas concedió un tiro libre para este en el que, tras un rebote en el zaguero Luiz Otavio, le quedó a Rodrigo Lindoso que definió cruzado ante Sosa y puso el 1 a 0. Terminó el tramo inicial con el Rojo obligado a anotar tres veces para poder clasificar.

 

El complemento inició de forma similar al arranque, con Independiente en busca de convertir pero, esta vez, con la necesidad de un gol más. Los ingresados Leandro Fernández y Tomás Pozzo (en lugar de Andrés Roa y Damián Batallini, que no tuvieron un buen rendimiento) le dieron un impulso en ofensiva, ambos mostrándose muy activos en la creación de jugadas. Mientras tanto, el conjunto que se encuentra penúltimo en el campeonato de su país se cerró bien e impidió el paso de los dirigidos por Eduardo Domínguez, lo cual empezó a diluir sus embates y a generar un encuentro más favorable al primero. La falta de calma, el candado de Ceará atrás y el cansancio fueron factores que aportaron en gran manera a que no se lograron ataques con claridad, y dio espacio a peligrosos contraataques ante lo expuesto que el Rey de Copas quedaba en defensa. Este mal rendimiento quedó en evidencia en la hinchada, que incrementó los cantos contra la dirigencia a falta de 10 minutos: "Que se vayan todos, que no quede ni uno solo". Más allá de las corridas e intentos de Fernández y Pozzo, el Diablo no supo encontrarle la vuelta y, sobre el final sufrió el segundo tanto del Vozao, por cuenta de Steven Mendoza, quien sentenció el cotejo tras una asistencia de Erick frente a una última línea que no pudo impedir el zurdazo fulminante del colombiano.

 

Con este resultado, el Rojo quedó afuera de la Copa Sudamericana en fase de grupos y cerró un semestre en el que no tuvo un buen desempeño en la Copa de la Liga (décimo sobre 13 equipos en la Zona B) y en Copa Argentina (pasó de ronda por penales tras un flojo partido ante Central Norte y enfrentará a Atlético Tucumán), a lo que se sumó la temprana eliminación en el torneo internacional. Independiente no verá competencia oficial hasta el próximo certamen de primera división, que iniciará el fin de semana del 5 de junio y estará a la espera de la confirmación de la fecha para el enfrentamiento con el Decano.

VAVEL Logo