Un triunfo que vale oro
Carlos Quintana festejando su ol junto a Ael Rodríguez y Juan Guasone (Foto El Litorial)

Jugando en el Grella, contra un rival directo y a sabiendas de la derrota de Aldosivi, la consigna para el Patrón era clara: ganar como sea para seguir luchando por la permanencia. Por eso el triunfo por 1-0 contra Platense cobra un valor enorme, con el agregado de que el Patrón jugó con uno menos desde los 40 de la primera mitad por expulsión de Marcelo Estigarribia. 

Pero el partido no fue para nada sencillo para los dirigidos por Facundo Sava. Porque ambos equipos sabían que había mucho en juego y salieron a jugar una final. En consecuencia el juego se hizo muy friccionado y con múltiples interrupciones. Patronato era el que más empujaba pero no podía sortear la férrea marca del Calamar en la mitad. Probó con disparos de media distancia pero no llevaron peligro a la valla de Marcos Ledesma. Por su parte, la visita se replegaba y buscaba de contra o con pelotazos largos para Benítez, el más peligroso de su equipo, pero tampoco llegó a inquietar en demasía.

Cuando poco pasaba en las áreas en la primera mitad, el VAR mandó a llamar a Patricio Lousteau que expulsó al delantero paraguayo, Marcelo Estigarribia, por un manotazo sobre el rostro de Díaz cuando disputaban un balón. La precipitada decisión del árbitro del encuentro podría haber inclinado el partido en favor de la visita, pero el Calamar no abandonó su planteo expectante y el partido se fue sin chances claras al descanso. 

En la segunda mitad el Patrón siguió empujando para tratar de llegar al arco rival, pero el hombre de menos hizo que Platense se adueñara de la pelota y se adelantara en el campo. Así la primera la tuvo la visita a los 53, cuando un centro le cayó en el área a Benítez que puso un gran cabezazo al primer palo, pero se encontró con la genial reacción de Facundo Altamirano que después también atajaría el rebote. El arquero del rojinegro fue la figura del equipo en los últimos partidos, y hoy volvió a demostrar que está en un altísimo nivel. 

Con el Calamar con uno más y jugando algo más adelantado, el Patrón no renunció a buscar el arco rival. Por eso tuvo su premio a los 66, cuando Jonás Acevedo puso un gran centro desde el córner y Carlos Quintana le ganó a todos en lo más alto y su potente cabezazo se hundió en el fondo de la red. En un partido tan cerrado, la pelota parada marcó la diferencia para el conjunto entrerriano. 

El conjunto porteño fue en busca de la igualdad, pero careció de ideas y cayó demasiado en centros al área. Algunos crearon peligro, como el rebote que agarró de afuera Ayrton Costa de volea que contuvo Altamirano. Pero la mayoría fueron bien despejados por la última línea de Patronato,, que terminó sufriendo por defender tan atrás pero pudo aguantar los embates y abrochar un triunfo trascendental.   

De esta manera, el Patrón su puso a 2 puntos de Aldosivi y 5 de Central Córdoba (al menos hasta que juegue mañana contra Godoy Cruz). Si bien continúa último en la lucha de los promedios, el conjunto de Sava ya recortó una diferencia enorme que llegó a ser de 17 puntos hace algunas fechas. Ahora, a falta de 9 fechas para que termine el torneo, los hinchas rojinegros se ilusionan  con el sueño de permanecer en primera. 

VAVEL Logo