La fabula de la Pulga y la Naranja

Lionel Messi con la camiseta de la Selección Argentina volverá a cruzarse nuevamente con Países Bajos. En dos ocasiones anteriores se enfrentó en Mundiales, mientras que en una oportunidad fue en un Juego Olímpico. En su primera Copa del Mundo en mayores, Alemania 2006, se vio las caras con el equipo neerlandés en la tercera y última fecha del Grupo C.  En ese primer tiempo, el conjunto dirigido por José Pekerman llegó a través del ingenio de Carlos Tévez y más tarde por la pegada mágica de Juan Román Riquelme: desde un córner y luego un tiro libre. Además Maxi Rodríguez explotó su mayor virtud, el remate de media distancia, y estuvo muy cerca de convertir el 1 a 0.

Por su parte la formación orientada por Van Basten desbordó a la defensa argentina y se encontró con una respuesta eficaz del Pato Abbondanzieri. Más tarde, en el complemento, Messi y el ex volante ofensivo de Boca entablaron un gran diálogo futbolístico que pudo terminar en un grito de gol. En otro avance argentino encabezado por Tévez, continuó con la estrella del ex mediocampista de Newell’s pero el balón se fue desviado. Nuevamente el ex atacante del Xeneize y Juventus arrancó a pura potencia y volvió a tener el arco rival en la mira pero no pudo vencer la excelente resistencia de Van der Sar. Finalmente en Francfort los dos elencos igualaron 0 a 0.

 

Una experiencia olímpica

Dos años después, en Beijing, en el marco de los cuartos de final de los Juegos Olímpicos,  el seleccionado argentino sub 23, conducido por el Checho Sergio Batista, venció  2 a 1 al combinado capitaneado por Ryan Babel. En esa presentación, la estrella de Barcelona compartió el ataque con Riquelme, Angel Di María y Sergio Agüero. En esa primera etapa, la Pulga puso en escena todo su ingenio para llegar hasta el corazón del área y abrió el marcador para la escuadra albiceleste.

Sin embargo unos minutos más tarde, Bakkal con una definición de lujo selló el empate. En la segunda parte la Selección comenzó mejor pero Países Bajos emparejó las acciones. Debido a la igualdad se jugaron 30 minutos de tiempo suplementario y allí se encontró la llave del triunfo. El dueño fue Di María ya que mostró algunas de sus cartas y con virtudes de artista concretó el 2 a 1 definitivo.  Asimismo, los flashes de las fotos también los comparte Messi ya que con un pase magistral le dejó el esférico al ex futbolista de Rosario  Central y Real Madrid.

Se convirtieron en héroes

Finalmente en el Mundial de Brasil, en 2014, se encontraron nuevamente. El escenario fue distinto porque el ambiente era tapado por la emoción y los resquemores. Todas esas sensaciones cayeron en el campo de juego y por ello en el primer tiempo a los dos equipos les costó imponer una propuesta más ofensiva. Dentro de esa problemática, el talentoso futbolista de PSG mostró destellos de su indescifrable repertorio.

En la segunda etapa volvieron a destacarse los esquemas ya que les ganaron sus batallas a los jugadores más desequilibrantes, quienes en esporádicas excepciones pudieron explotar sus virtudes. En los dos tiempos suplementarios la carga emocional que trajeron las dos formaciones los contagió de fuerza pero el 0 a 0 se mantuvo inalterable. Por ello la hora más dramática de los penales golpeó la puerta y copó el centro de la escena. En esa instancia entraron en la historia del fútbol argentino las atajadas de Sergio Romero y los goles de Messi, Ezequiel Garay, el Kun Agüero y Maximiliano Rodríguez. Con estas actuaciones se impuso 4 a 2 y accedió a la soñada final de la Copa del Mundo.

VAVEL Logo