Las lluvias eléctricas que ocurrieron esta mañana en Buenos Aires le impidieron al plantel Xeneize realizar la práctica de fútbol formal, programada para el día de hoy en el predio de Ezeiza, en su lugar Jorge Almirón dispuso la realización de trabajos en el gimnasio y una jornada de análisis táctico.

La semana de entrenamientos en Boca arrancó ayer, sin descanso, al día siguiente de la derrota 1-0 ante Deportivo Pereira por Copa Libertadores. Jorge Almirón decidió programar un entrenamiento para horas después del arribo del avión que llegaba desde Colombia. En el predio, los titulares realizaron trabajos regenerativos y quienes no jugaron llevaron a cabo tareas tácticas. 

Boca ya piensa en el partido con Tigre del próximo domingo, a las 19.00, en la Bombonera por la decimoctava fecha de la Liga Profesional. El equipo de la Ribera viene con dos triunfos consecutivos en el torneo local, contra Belgrano y Argentinos Juniors, y está décimo en la tabla general. Con la casi nula posibilidad de coronarse campeón, el objetivo Xeneize radica en obtener una plaza para jugar los torneos continentales del 2024, para lo cuál se encuentra a 2 puntos del último puesto que le asegura un lugar en la Copa Sudamericana del año próximo.

En el entrenamiento de mañana se podrán ver algunos de los cambios de Almirón para enfrentar a Tigre. Por el momento se sabe que Facundo Roncaglia, quien terminó con una molestia en el partido ante Deportivo Pereira,  está en duda y podría reemplazado por Bruno Valdez o Nicolás Valentini. Por otro lado, se esperan más variantes acordes a bajos rendimiento en último partido y por cansancio acumulado.

Marcos Rojo continúa con su recuperación (foto: prensa Boca))
Marcos Rojo continúa con su recuperación (foto: prensa Boca)

En cuanto a la Copa Libertadores, Boca desperdició la posibilidad de clasificarse a octavos de final con dos fechas de antelación tras perder en Colombia, pero las chances de sellar la clasificación siguen siendo accesibles para los de la camiseta azul y oro que continúan dependiendo de sí mismos para clasificar.

El conjunto Xeneize tendrá la posibilidad de acceder a la próxima ronda con un triunfo ante Colo Colo en la Bombonera, el próximo martes 6 de junio. Incluso, en caso de perder ese partido, Boca podrá pasar de fase si logra un triunfo ante Monagas, también de local, aunque en ese caso también tendrían que darse otros resultados.