El equipo dirigido por Daniel Oldrá ayer perdió el partido y el invicto en la jornada 8 de la Copa de la Liga ante Estudiantes por 1-2, en el Estadio Malvinas Argentinas. Los autores de los goles fueron: Javier Altamirano (2´) y Tiago Palacios (39´) para la visita. Mientras que para el Tomba, descontó Facundo Altamira, a los 52´.

Al finalizar el encuentro, el delantero, dialogó con los medios y expresó sus sensaciones del partido en el que el Expreso fue sorprendido en los primeros minutos. “Regalamos el primer tiempo; entramos muy dormidos, son errores que no se pueden cometer con esta clase de equipo. En el segundo tiempo nos dimos cuenta que lo podíamos empatar, pero no alcanzó”, contó el atacante.

El jugador lleva una buena racha en su cuenta, también había marcado en el encuentro contra Instituto (2-0), por lo que lleva dos tantos en dos partidos. Al respecto dijo: “Feliz por el gol, pero con un gusto amargo por no lograr ayudar al grupo. No jugaba desde Diego Flores y ahora el técnico me da la oportunidad, hay que aprovecharlo y espero seguir ayudando a mis compañeros”.
 


El goleador, también destacó que lo importante es seguir vistiendo la camiseta de Godoy Cruz que es el club que lo vio nacer. “Es algo muy importante para mí, para mi familia, para mis amigos. En especial porque la sufrí mucho, siempre la peleé de abajo”, señaló.

En zona mixta, Altamira además habló con "Siente Mendoza".


Godoy Cruz sigue encabezando la tabla de posiciones de la zona B del torneo luego de 8 jornadas en los que acumula 19 puntos. En segundo lugar, se ubica Estudiantes a tan solo una unidad de diferencia.

El gol que no fue

Uno de los delanteros que ingresó en reemplazo de Altamira a 10´ del final, y que contó sus sensaciones fue Nahuel Ulariaga.

”Creo que hicimos todo, sobre todo en el segundo tiempo; nos costó los errores de los primeros 15 minutos, después nos volvimos a acomodar, pero no alcanzó y ahora hay que seguir”, sostuvo sobre la primera derrota del equipo en el torneo.


Ulariaga marcó el gol del empate, en el minuto final del encuentro pero el árbitro no lo convalidó. Sobre aquel tanto anulado, explicó: “Me queda muy rápido la pelota y me pega en la mano pegada al cuerpo, si participaba otro de la jugada lo convalidaría, pero como me quedó a mí, no lo podía cobrar”.