Dos capitanías, un horizonte

Argentina llegó al Mundial con ciertas dificultades, en aprietos y con lo justo. La alegría de que la selección se haya clasificado a México 86 se percudió por problemas internos. Dos titanes acaban de dividir el vestuario albiceleste por la capitanía: Daniel Passarella y Diego Armando Maradona.

Dos capitanías, un horizonte
El 10 y su cinta de capitán: compañeros a la par del buen fútbol.

Ni más ni menos que el primer jugador argentino en levantar la Copa del Mundo, contra el mejor jugador del universo y capitán de la selección argentina. Criticado por la prensa tras su expulsión y la eliminación del Mundial 1982 en la derrota ante Brasil por 3-1, El Diego se ganó la confianza de Carlos Bilardo, quien sucedió a César Luis Menotti y lo proclamó como capitán albiceleste para empezar a marcar la determinación con la que se iba a manejar el entrenador.

Para culminar un ciclo y empezar otro, Bilardo decidió, tras haber apenas asumido como entrenador de la selección, ofrecerle la cinta de capitán al 10, quien con apenas 22 años la aceptó en forma de revancha luego de lo sucedido en el Mundial de España. El tiempo dirá si la elección del Doctor será la correcta, rumbo a esta Copa del Mundo que empezará el 31 de mayo y las expectativas están desbordadas con la posibilidad de realizar una buena actuación.

Como muestra de disgusto, Passarella decidió distanciarse del equipo nacional tras haberlo capitaneado durante la era Menotti. La determinación de Bilardo con Maradona marcó, según la prensa, una antítesis a lo que representó el anterior entrenador con el gran capitán.

Daniel Passarella fue excluido del plantel hasta el año pasado, donde Argentina tuvo que disputar la fase decisiva para clasificarse al Mundial de México. A sólo unos días de la inauguración de la Copa del Mundo, la tensa relación entre el Káiser y el Pelusa se puso en manifiesto cuando ambos discutieron en la concentración del Club América.

Aunque el actual capitán es Diego Maradona, el zaguero de la Fiorentina intentará demostrar lo contrario dentro la cancha, cuando la selección enfrente en el debut a Corea del Sur el 2 de junio, en el Estadio Olímpico Universitario.