A pensar en las Eliminatorias

Uruguay se fue de la Copa con un buen 3-0 ante Jamaica y ahora deberá olvidarse del tropezón en esta Copa.

A pensar en las Eliminatorias
Foto: Ovación

El equipo del Maestro tuvo una Copa América para el olvido ya que se quedó afuera en la primera fase al perder con México y Venezuela en sus dos primeros partidos. Dado la chapa de candidato con la que llegaba Uruguay, se podría calificar a esta Copa como una gran decepción. No obstante, la Celeste necesitaba recuperar un poco de la confianza perdida y lograr una buena victoria, por eso el 3-0 ante Jamaica no se lo tomó como un partido más.

Uruguay afrontó este partido con lo mejor que tenía, nada de andar rotando o probando jugadores, los únicos dos cambios que hizo el Cuerpo Técnico fueron el ingreso de Lodeiro por Ramirez y el de Hernandez por Stuani. Luego fueron los mismos once que jugaron contra Venezuela. No sólo fue una cuestión de tomarse el partido con seriedad lo que explica este 3 a 0, sino que a la Celeste le salieron todas las que no les salieron en los anteriores partidos, o al menos eso pasó en el primer tiempo. Uruguay salió decidido a llevarse a Jamaica por delante, tuvo mayor control de pelota, presión más alta, juego por las bandas, profundidad y además logró convertir a través de Abel Hernandez. Es decir, todo lo que le faltó en el primer tiempo contra México y lo que se vio en cuenta gotas contra Venezuela.

El cambio de Nico Lodeiro por Gaston Ramirez resultó muy productivo, el volante de Boca le aportó una dinámica y una capacidad de asociación con el resto de sus compañeros que Ramirez no había podido lograr y tampoco pudo lograr el mismo Lodeiro en el primer partido del grupo. El mediocampista zurdo funcionó muy bien como nexo entre volantes y delanteros, se juntó muy bien con Hernandez y Cavani para generar peligro en el área rival y así poder convertir mediante una gran asistencia suya para el 9 del Hull City. En el segundo tiempo mermó un poco su rendimiento al igual que el de todo el equipo, pero un centro suyo fue desviado por un defensor de Jamaica y así llegó el 2 a 0. A partir de ahí no hubo más partido.

A diferencia de Lodeiro, quien tuvo un muy flojo partido a pesar del buen rendimiento del equipo fue Carlos Sanchez. El volante derecho de la Celeste estuvo desconocido en toda la Copa. Obviamente aportó su sacrificio a la hora de volver y recuperar la pelota, pero cuando se trató de definir las jugadas, de profundizar con un pase o de acompañar a los delanteros, falló. Si sigue estando en este bajo nivel, Matias Vecino o Stuani podrían robarle el puesto, deberá mejorar.

Otro que estuvo bajo fue Edinson Cavani. Dada la lesión de Suárez mucho se esperaba de Edinson, él debía ser el encargado de transformar en gol las jugadas que sus compañeros le generaban, sin embargo el 9 se va de Estados Unidos con 0 goles. Se peleó con los defensores, pivoteó, bajó a juntarse con los volantes, se movió, generó faltas, pero cuando quedó mano a mano con los arqueros erró siempre. Para colmo ni Rolan o Stuani lo ayudaron en los primeros partidos, y Hernandez apenas apareció en este encuentro contra Jamaica, cuando le tocó ingresar desde el banco tampoco rindió.

La Celeste tuvo unos muy buenos primeros 45 minutos donde debió irse al descanso ganando por más de un gol, luego flaqueó un poco en el inicio del complemento dándole la posibilidad a Jamaica de que se acercara al empate, pero el 2-0 llegó y volvió a tener un dominio total del encuentro. La Copa termina siendo un paso en falso para Uruguay, pero este 3-0 deberá servir como una vuelta de página pensando que tiene con qué lograr el funcionamiento que pretende Tabárez y que el objetivo primordial es la clasificación a Rusia 2018.