¡Qué viva el fútbol!

Con un Messi a pleno en el segundo tiempo, pero sin marcar, Argentina goleó a Bolivia por 3-0 en el último partido de la fase de grupos de esta Copa América, siendo la única Selección con puntaje perfecto.

¡Qué viva el fútbol!
Argentina ganó, gustó y goleó | Foto: El Comercio
Argentina
3 0
Bolivia
Argentina: Romero; Roncaglia, Otamendi (Maidana, min. 75), Funes Mori, Cuesta; Banega (Biglia, min. 45), Kranevitter, Lamela; Lavezzi, Higuaín (Messi, min. 45), Agüero.
Bolivia: Lampe; Zenteno, Cabrera, Meleán, Gutierrez; Saavedra, Azogue, Smedberg-Dalence (Argañaraz, min. 85), Campos; Arce, (Machado, min. 45), Duk (Bejarano, min. 24).
MARCADOR: 1-0 min. 13, Lamela. 2-0, min. 15, Lavezzi. 3-0, min. 32, Cuesta.
ÁRBITRO: Víctor Carrillo (PER).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la última jornada de la fase de grupos de la Copa América Centenario, disputado en el Century Field, Seattle, EEUU.

En la ciudad de Seattle, hogar de Nirvana, Jimmy Hendrix, el grunge y Pearl Jam, Argentina enfrentaba su último partido de la fase de grupos ante la débil Bolivia, con los antecedentes recientes de los dos amistosos con goleada por 7-0 y 5-0; 12 goles en dos partidos, nada mal.

Esta vez, el escenario fue la Copa América Centenario, torneo donde nadie se puede fiar de nadie. Con las eliminaciones de Brasil y Uruguay en primera ronda, las sorpresas están a la orden del día y confiarse podría ser fatal. Por eso, Argentina no se guardó nada y, si bien Lionel Messi arrancó en el banco, no tuvo piedad.

15 minutos duró la resistencia boliviana. Menos incluso, porque, pasado exactamente un cuarto de hora, la Albiceleste ya ganaba por 2-0, con los tantos de Érik Lamela, de tiro libre, y Ezequiel Lavezzi. Víctor Cuesta iba a sorprender a los 32 con su propio gol, pero ya para ese momento Bolivia era una sombra. 

El partido fue perdiendo atractivo a medida que Argentina se relajaba y los bolivianos se resignaban, hasta que llegó lo que todos querían: fin del entre tiempo y aparece Messi. El '10' disputaría el segundo tiempo de punta a punta.

El capitán argentino (antes de su ingreso, la cinta era de Sergio Romero) jugó, hizo jugar y humilló a todo rival que se le cruzó. Incluso tiró un hermoso túnel al arquero boliviano en una jugada anulada por offside. Si bien no consiguió su tanto (hubiera sido el cuarto en la copa, quedando como único goleador), demostró que sigue siendo el más claro, quedando como el mejor del partido con tan sólo 45 minutos en cancha.

Los del Tata Gerardo Martino ya estaban clasificados, y la victoria de Chile los ponía en igualdad de puntos, pero la amplia diferencia de gol argentina hacía que sólo una catástrofe los hiciera no clasificar como primeros. El 3-0 de esta noche no sólo deja a los argentinos como punteros del Grupo D, sino que es el único equipo en finalizar con puntaje perfecto la primera fase. Ahora, el rival será Venezuela, uno de los verdugos de Uruguay.