Un empate con sabor a victoria

Por la cuarta fecha, Arsenal de Sarandí en el Julio Humberto Grondona igualó 2-2 ante Gimnasia y Esgrima de la Plata con goles de Joaquin Boghossian y de Martín Giménez.

Un empate con sabor a victoria
Arsenal consiguió un emapte milagroso. Foto: David Nieva (@davidnieva95)
Arsenal de Sarandí
2 2
Gimansia de la Plata
Arsenal de Sarandí: Fernando Pellegrino; Luciano Vella, Leandro Marín, Jonathan Bottinelli, Claudio Corvalán; Franco Fragapane, Gonzalo Papa, Gonzalo Giménez, Gonzalo Bazán; Julio Rodriguez, Juan Sánchez Sotelo
Gimansia de la Plata : Alexis Arias; Sebastián Gorga, Christian Ramos, Manuel Guarini, Lucas Licht; Luciano Perdono, Dardo Miloc; Nicolás Sánchez, Ramiro Carrera, Sebastián Romero; Nicolás Mazzola
MARCADOR: : 0-1, min 11. Nicolás Sanchez(GIM); 0-2, min 24. Nicolas Sanchez (GIM); 1-2, min 77. Joaquin Boghossian (ARS); 2-2, min 90. Martin Gimenez (ARS)
ÁRBITRO: Silvio Trucco. Amonestados: Luciano Vella, min 20 (ARS); Cristian Ramos, min 36 (GIM); Gonzalo Bazán, min 40 (ARS) Manuel Guariní, min 76 (GIM). Expulsados: Luciano Vella, min 84 (ARS)
INCIDENCIAS: Cuarta Fecha del Torneo de Primera División. Estadio: Julio Humberto Grondona

Por la cuarta jornada del Torneo de Primera División, Arsenal de Sarandí en su estadio, el Julio Humberto Grondona, logró un empate milagroso por un 2-2 ante Gimnasia y Esgrima de la Plata. El conjunto de la Plata se puso en ventaja con dos goles de Nicolás Ibáñez. A los 32 minutos del complemento Joaquín Boghossian descontó para el Arse. Pero a falta de segundo para que finalice el partido Martín Giménez clavó una bomba y selló el 2-2.

Arsenal de Sarandí no está pasando su mejor momento,  y los resultados lo demuestran con dos derrotas y dos empates y sumando la eliminación contra River por Copa Argentina, al plantel dirigido por Sergio Rondina no se lo ve en plena confianza y en este partido lo pagó caro. Pero en el complemento, el Arse dio su primera repuesta con una muestra de gran carácter que hasta el momento no había dado.

Desde el primer minuto de juego, los dirigidos por el huevo Rondina salió decidido a buscar los primero tres puntos, con muchas modificaciones con respecto al encuentro anterior. La salida de Franco Bellocq y Gabriel Sanabria  por el ingresó de Gonzalo Papa y Gonzalo Giménez.

Los primeros 10 minutos del partido fueron muy buenos, de  ida y vuelta. Pero al minuto siguiente. Un tiro de esquina desde la izquierda a favor de Gimnasia y el delantero Nicolás Sánchez se adelantó a todos y convirtió de cabeza el primer gol del partido.  Todo era una sorpresa para los hinchas de Arsenal.

Primer gol de Gimnasia. Foto: David Nieva (@davidnieva95)

13 minutos más tarde, un centro desde la derecha hacia el área grande y el arquero Fernando Pellegrino salió a cortar el balón muy lejos de su arco y no llegó a tomar el balón ya que fue desviado por un rival. Nuevamente Nico Sánchez se elevó y le pegó el cabezazo para volver a poner en ventaja al conjunto de la Plata.

En el complemento, todo parecía que iba a ser el mismo que los primeros 45 minutos. Pero el técnico de Arsenal, movió el banco de suplentes y puso Gabriel Sanabria y Martín Giménez por Gonzalo Bazán y Julio Rodríguez respectivamente. Pero después, el huevo al no encontrar mayor diferencia puso toda la carne en el asador y mandó a la cancha a Joaquín Boghossian. El centro delantero, el pasado 23 de febrero de 2016 sufrió la rotura del tendón de Aquiles. Seis meses y dos días es lo que tuvo que esperar el uruguayo para volver a pisar un campo de juego.

A los 32 minutos de juego, un tiro de esquina a favor de Arsenal desde la izquierda, y el delantero Boghossian aprovechó su altura y convirtió el gol del descuento. El regreso mas soñado por un jugador que ha sufrido una lesión grave. El Julio Humberto Grondona explotó de alegría y empezó a alentar con todas sus fuerzas. 

Pero minutos después, Luciano Vella se iría a los vestuarios por cometer una falta donde recibió la segunda amarilla y por ende la expulsión. Pero aún así, el Arse se sentía mejor futbolísticamente y anímicamente que Gimnasia que solo se dedicaba a defender.

Pero a falta de segundos para que finalice el partido, en la misma zona donde Boghossian convirtió el gol, Gabriel Sanabria mandó el centro y la defensa despejó muy corto. El balón le quedó a Martín Giménez en la media luna del área grande y le pegó un bombazo y convirtió el segundo gol del partido. El estadio explotó de alegría porque Arsenal ya merecía estar empatando.

Arsenal se fue aplaudido por su público. Foto: David Nieva (@davidnieva95)

En el tiempo adicionado, el árbitro Silvio Trucco tuvo un error gravísimo donde no le cobró penal Franco Fragapane que fue tomado dentro del área grande. A pesar de esta desventaja, el publico de Arsenal festejó un empate que parecía no se podía dar.

Arsenal de Sarandí dio una muestra de carácter que todavía puede pelear y seguir adelante. Un empate que no tiene ningún gusto amargo sino que da felicidad ya que un rival como Gimnasia está pasando su mejor momento y no pudo festejar en el Julio Humberto Grondona.