El Arse se clasificó con una lluvia de goles

Por la vuelta de la primera fase de la Conmebol Sudamericana, Arsenal goleó, bailó y gustó por 6-1 ante un pobre Juan Aurich. El equipo que dirige Humberto Grondona volvió a la victoria en una noche perfecta y que será para recordarla.

El Arse se clasificó con una lluvia de goles
El Arse volvió al triunfo: @VAVEL_Arsenal
Arsenal de Sarandí
6 1
Juan Aurich
Arsenal de Sarandí: Fernando Pellegrino; Sergio Velázquez, Leandro Marín, Jonathan Bottinelli, Claudio Corvalán; Maximiliano Calzada, Franco Bellocq; Leandro Rolón, Lucas Wilchez, Juan Imbert; Juan Sánchez Sotelo.
Juan Aurich: Jesús Cisneros; Aldair Perleche, Luis Rivas, Yordy Vilchez, Elsar Rodas Mendoza, Joseph Juárez, Jean Archimbaud, Rick Campodonico; Renzo Sheput, Ronald Quinteros; Enzo Borges.
MARCADOR: 1-0, min 11. Juan Sánchez Sotelo (ARS); 2-0, min 44. Juan Sánchez Sotelo (ARS); 3-0, min 49. Franco Bellocq (ARS); 4-0, min 53. Jonathan Bottinelli (ARS); 4-1, min 54. Enzo Borges (JA); 5-1, min 70. Juan Brunetta (ARS); 6-1, min 78. Claudio Corvalán (ARS)
ÁRBITRO: Raul Orozco

El día tan esperando llegó y ya se fue, pero dejó un recuerdo para toda la historia para el conjunto de Sarandí, porque noches como esta quedan en la retina de cada hincha que estuvo presente en el estadio Julio Humberto Grondona, que, a pesar de la intensa lluvia, fue una fiesta y una noche de rencuentro entre los jugadores y los simpatizantes.

En una noche de copa, cualquier equipo cambia el chip, tan mal que vaya en su campeonato, jugando en un ámbito internacional le da un plus para poder correr durante 90 minutos y un poco más. Más de uno pensó que el Arse iba a volver a sufrir como lo viene haciendo en el torneo local. Pero fue muy distinto porque el conjunto del Viaducto dio una muestra de carácter de que está vivo y va a dar pelea hasta el último.

El desarrollo de los primeros 45 minutos fueron muy excelentes, porque el Arse jugó en pocas palabras, un partidazo, desde el minuto cero, generando mucha presión a su rival provocando errores gravísimos que lo dejaron en el abismo del más allá.  

El encuentro era bastante parejo hasta al minuto 12, porque desde un tiro de esquina a favor de la visita se vino un contra ataque a favor de Arse. Con un blooper de la defensa de Juan Aurich provocó que los delanteros del conjunto del Viaducto quedarán 3 contra uno. El conductor fue Leonardo Rolón que dio un pase para Juan Sánchez Sotelo que se perfiló de zurda y el pegó al palo más lejano de Jesús Cisneros. De esta manera, el Celeste y Rojo se ponía en ventaja rápidamente.

Con el transcurso del tiempo, el Arse era mucho mejor tanto ofensivamente como defensiva. A falta de pocos minutos para que finalice el primer tiempo, Sergio Velázquez robó el balón cerca del área grande y le dio un pase Sotelo que le devolvió la pared y entró por la banda derecha. Cuando ingresó por al área, dio un pase atrás y nuevamente el lobo Sotelo puso el 2-0.

Ya en el complemento, el transcurso del partido fue similar al primero. A los cuatros minutos, el Arse tuvo un tiro de esquina desde la derecha y cuando fueron a cabecear, hubo un tumulto de gente, y la pelota quedó en el medio y entró Franco Bellocq para empujarla decretando el 3-0.

Cuatro minutos más tarde, Juan Imbert mandó un tiro libre desde la derecha y el capitán Jonathan Bottinelli saltó y cabeceó el balón colocándola al palo más lejano de Cisnero que solo miró. Un 4-0 fulminante para cualquier equipo.

Un minuto más tarde, un error en el medio campo del Arse provocó que Aldair Perleche le diera un pase a Enzo Borge por detrás de las espaldas de los defensores. El delantero se la picó a Fernando Pellegrino que salió muy rápido y quedó frente al arco para poner el tanto del honor por 4-1.

A los 16 minutos del complemento, el estadio aplaudió fervorosamente la salida de Lucas Wilchez que jugó un partidaso e ingresó en su lugar el jovencito Juan Brunetta. Nueve minutos más tarde, Juan se hizo dueño del balón en una posición inmejorable para pegar un tiro libre.  El jugador con el número 30 en su espalda, tomó distancia, calculó a la esquina del palo izquierdo y la puso ahí convirtiendo un golazo.

Ocho minutos más tarde, Claudio Corvalán intentó mandar un centro desde la izquierda, pero con el viento y la lluvia el balón se cerró muy rápido y se le clavó en el ángulo del palo izquierdo de Cisneros que no pudo hacer demasiado.  Un golazo por donde se lo mire.

Con el paso de los minutos y con un partido ya culminado hace tiempo, el Arse jugaba a su gusto e intentando convertir más goles. Una victoria impresionante, importante por donde se lo vea.

Un triunfo para que equipo que no tenía confianza, le falta ese golpe anímico que no encontraba en el torneo local, pero por la Copa lo pudo encontrar y ojalá que sirva este envión para lo que viene por el campeonato local.

Con esta victoria, el Arse se mantiene invicto en la primera fase consiguiendo un resultado global por 8-1 ante Juan Aurich. Cabe destacar que es la primera vez que convierte ochos tanto en un torneo por Conmebol y que no hacia esa misma cantidad de goles de local, cuando derrotó a Argentino de Quilmes en el 1968.  Como visitante fue el triunfo ante Atlético de Rafaela.

Arsenal de Sarandí