El Arse no detiene su caída

Por la séptima fecha de la Superliga, Arsenal cayó como visitante por 3-2 ante Argentinos Juniors. El Arse empezó ganando 2-0 y no supo aguantarlo y volvió a sumar una nueva derrota en este campeonato.

El Arse no detiene su caída
Foto: Web

En el segundo encuentro de la fecha siete, en el Diego Armando Maradona, Argentinos Juniors volvió a demostrar que la primera división es su categoría, porque enfrentó a otro rival directo como es Arsenal, un duelo necesitado que terminó siendo un partidazo.

Desde el primer minuto de juego, el equipo que dirige Humberto Grondona salió en la búsqueda de los tres puntos ante un rival muy duro como es el Bicho de la Paternal que tiene una idea clara de juego.

Un primer tiempo electrizante, porque el dueño salió dormido y el conjunto de Sarandí empezó mejor y lo terminó aprovechando. A los seis minutos de juego, el defensor Facundo Monteseirín puso en ventaja lo del Viaducto, prácticamente en el amanecer del partido.

Pero 10 minutos más tarde, el delantero brasileño Thiago Rodríguez Da Silva, reconocido como Mosquito, aumentó la diferencia en el marcador a favor de los dirigidos por Humberto Grondona. Era una noche perfecta para Sarandí, pero con el pasar de los minutos, el encuentro se fue emparejando.

A los 32 minutos de la primera parte, Jonathan Sandoval con un cabezazo descontó para el Bicho de la Paternal que se aferraba a una ilusión que le daba la posibilidad de poder igualar el encuentro.

A los 35, Nicolás González fue reemplazado por Damián Batallini y 60 segundo más tarde, el reciente ingresado con un cabezazo puso el 2-2 y el Diego Armando Maradona explotó sabiendo que esa ilusión que tenía estaba más cerca.

Tras recibir dos golpazos de KO, el equipo se empezó a desordenar defensivamente y los espacios empezaron a aparecer.

Ya en el complemento, el transcurso del encuentro fue bastante entretenida, porque el local quería conseguir los tres puntos, mientras que la visita se defendió a muerte por conseguir un punto fuera de casa.

A los 37 minutos, el eterno e unos delos referentes del plantel de Argentinos, Leonardo Pisculichi, puso el 3-2 final a favor del Bicho que festejó con gran locura, en un partido difícil que pintaba para goleada.

Arsenal volvió a caer y no levanta cabeza sabiendo que cada partido que pierde se hunde cada vez más en un pozo profundo donde no tiene que estar. Lo cierto que el rendimiento no es lo más aceptable para poder encontrar una repuesta clara.