Anuario VAVEL 2017: Arsenal de Sarandí, un año para el olvido

La primera mitad de la Superliga Argentina llegó a su fin, y en VAVEL Arsenal realizaremos un análisis de este año futbolístico que fue uno de los peores desde el que el Arse está en primera división.

Anuario VAVEL 2017: Arsenal de Sarandí, un año para el olvido
Anuario VAVEL 2017: Arsenal de Sarandí, “Una campaña para elolvido” | Foto: VAVEL

Luego de un 2016 donde la primera mitad fue muy buena de la mano de Sergio Rondina donde se consiguió el cupo a la Copa Sudamericana, pero que, en la segunda mitad, no fue la mejor que determinó la salida del Huevo y la llegada de Lucas Bernardi, que estuvo un puñado de partidos al frente del Arse.

A principios de 2017, Humberto Grondona, decidió tomar el mando de este barco que de a poco que rápidamente estaba hundiéndose, sin encontrar una respuesta clara.

Hasta fines de 2016, el Arse apenas sumó ocho puntos, resultados de cinco empates y una victoria ante Vélez Sarsfield. En las primeras nueve fechas, Rondina sumó cinco igualdades. Cuando asumió Bernardi estuvo al frente del equipo durante cinco jornadas consiguió dos empates y un triunfo.

Expectativas para el 2017

El 2017 generaba muchas expectativas tras la asunción de Humberto Grondona al plantel profesional, se pensaba que el equipo iba a tener una reacción inmediata, pero, aun así, el equipo siguió en la senda de la derrota hasta la fecha 20 donde, el conjunto de Sarandí pudo triunfar por primera vez en este año como visitante cuando derrotó por 2-1 a Huracán en el Palacio Tomás Ducó.

El Arse reaccionó 

Luego de caer ante Independiente y Boca Juniors, el Arse empezó a sumar. En la jornada 23, le ganó por 1-0 a Olimpo y en la siguiente fecha, derrotó por 2-0 a Temperley, ambos encuentros disputados en el Julio Humberto Grondona.

En la fecha 25, en su visita a Unión de Santa Fe derrotó por 1-0, mostrando una gran reacción anímica que le permitía soñar en quedarse en la máxima categoría del fútbol argentino.

Luego de caer en casa ante Lanús por 2-0, el Arse volvió al triunfo en su visita a Córdoba por 2-1 ante Belgrano y volvió a perder en el Julio Humberto Grondona contra Godoy Cruz por 2-1. En la penúltima jornada, igualó 2-2 ante Quilmes y automáticamente quedó en el cupo de los equipos que disputarían un año más en la primera división.

Ya en la última fecha del torneo, el Arse se despidió venciendo en el Julio Humberto Grondona a Tigre por 2-1 y Humbertito cumplió su objetivo que era dejar a Arsenal en primera.

Mal arranque de la Superliga

Este buen momento que tenía el equipo lo quería volver a demostrar en un nuevo campeonato denominado la Superliga Argentina pero Humberto Grondona armó su propio equipo a su gusto, con jugadores que conoció cuando dirigió la Selección Argentina.

Foto: Telam 

La idea de juego era muy buena y clara, pero los protagonistas no eran lo mismo. En la primera fecha de la Superliga, perdió en su visita ante Estudiantes por 2-1, en un partido donde lo empezó ganando pero no lo supo aguantar y se lo dieron vuelta.

En la segunda jornada muy parecida a la primera, porque en el debut fue en casa, perdió por 1-0 ante Colón de Santa Fe pero el Arse mereció mucho más. Ante San Lorenzo y Temperley fueron derrotas muy duras, porque el equipo demostraba y proponía juego, pero la suerte no estaba de lado.

Recién en la quinta fecha, en la visita al Florencio Sola, consiguió la primera y única victoria del campeonato luego de haberle ganado por 2-1 al Banfield de Julio César Falcioni. En la sexta y séptima jornada cayó ante San Martín de San Juan y contra Argentinos Juniors, dos derrotas, que por los menos merecieron llevarse un empate.

Recién en la octava fecha, volvió a sumar, en el Julio Humberto Grondona igualó 0-0 ante Tigre. Horas más tarde, Humberto decidió renunciar, pero poco tiempo después le comunicó a su hermano que iba a continuar. En la jornada número nueve, igualó sin goles en su visita a Atlético Tucumán.

Ya en la décima fecha, el Arse volvió a caer en casa pero esta vez fue  ante Talleres de Córdoba, en un partido como pocos, el equipo que comandaba Humberto Grondona no tuvo repuesta ante un gol temprano y no pudo dar vuelta este marcador.

En la penúltima jornada de la Superliga, tuvo que visitar La Bombonera y sufrió una derrota digna ante el campeón Boca Juniors que le ganó por 2-0. En el último partido del año, se esperaba cerrar este año, por los menos con un triunfo ante un Independiente con un equipo totalmente de suplentes.

Como empezó la Superliga asi la terminó Arsenal, perdiendo partidos que en algunos mereció más, pero que en fin, el marcador era claro. Tras la derrota ante el Rojo, en conferencia de prensa Humberto Grondona dio un paso al costado y dejó a un Arsenal complicado como cuando llegó al club.

Lo cierto es que tiene chances de salvarse, pero lo complicado es que tiene que empezar a sumar todos los partidos si quiere mantenerse en la máxima categoría del fútbol argentino. 

La hora del análisis

- De mayor a menor

Línea por línea 

- La salida más esperada