Prestigio pisoteado

Atlético de Rafaela cayó el sábado ante San Martín de San Juan por 2 a 1 y de esa manera acumuló su quinta derrota consecutiva. Lejos de realizar una autocrítica y asumir la responsabilidad de un nuevo fracaso, el técnico Jorge Burruchaga se retiró sin hacer declaraciones y se mantiene aferrado en su cargo.

Prestigio pisoteado
Burruchaga se aferra al cargo pese a los pésimos resultados. Foto: Prensa Atlético de Rafaela.

La Crema rafaelina no para de perder en éste 2016 y cada vez compromete más su permanencia en la Primera división del fútbol argentino. El sábado el rival de turno fue San Martín de San Juan, quien se impuso en el estadio Monumental por 2 a 1 con tantos de Javier Toledo y Emanuel Dening. El único gol albiceleste lo convirtió Mathías Abero.

Una vez más repitió los mismos errores de siempre, desnudando la falta de ideas futbolísticas, la pérdida del rumbo y confusión de su entrenador, y la endeblez mental y psicológica que padecen sus futbolistas.

La crisis generalizada por la que atraviesa Atlético se agigantó de tal manera que a esta altura se puede hablar de el peor proceso, desde lo deportivo, que se pueda encontar en toda la era profesional del club, iniciada en 1989.

Por supuesto que todos quienes forman parte de éste grupo de trabajo son los culpables de tan lastimosas producciones, pero sin lugar a duda gran parte de dicha responsabilidad recae en su entrenador Jorge Luis Burruchaga.

El técnico de Atlético se está encargando de ser el conductor de la peor campaña, desde lo numérico y desde el juego en sí, que se recuerde en la vasta historia albiceleste. Sin muestras de idoneidad ni de autocrítica y sin actitud resolutiva. Con una falta total de orgullo y amor propio que le impide ver que su ciclo está terminado. Con muchísima desidia y tozudez que lo hacen aferrarse a un cargo y a un vínculo sin importarle absolutamente nada.

Burruchaga está tirando por la borda años de prestigio y esfuerzo que llevaron a poner a Atlético de Rafaela en un sitio de privilegio, entre las instituciones ejemplares del interior del país. Los colores de La Crema están siendo manchados y masacrados por un hombre que en lugar de reconocer su fracaso, se aferra a un contrato millonario. Por supuesto que los vínculos firmados deben cumplirse a rajatabla, y allí está la responsabilidad del consejo directivo que selló tal acuerdo. Pero también es cierto que viendo la falta de resultados en el trabajo llevado a cabo, el técnico debe mostrar dignidad y respeto, y dar un paso al costado en su gestión.

Lo que se está haciendo es lisa y llanamente jugar con la necesidad de un club que no puede despedirlo por las consecuencias económicas que ello acarrea. Sin embargo, las derivaciones en el futuro inmediato para el club pueden ser aún mayores si se continúa en este camino, en esta caída libre que lo puede llevar no sólo a perder una categoría, sino a comenzar un descenso que puede ir incluso más allá de la B Nacional. Atlético posee en este momento una estructura que sería insostenible en otra divisional de fútbol que no sea la Primera. Y si bien los golpes de descensos son fuertes para cualquiera, para el club rafaelino sería de efectos aún más devastadores.

El prestigio de Atlético no merece ser puesto en juego por la voluntad y el capricho de una persona que no piensa reconocer sus errores, ni tener un gesto de honestidad y hombría. Las instituciones están por encima de las personas, sobre todo si las mismas poco tienen que ver con la historia que las engrandecen.

Un día en el que se esperan definiciones

Éste lunes el plantel comenzará la semana de entrenamientos con Burruchaga como entrenador. Será un día en el que se esperan novedades importantes, ya que en la jornada de ayer hubo reuniones, pero no definiciones concretas. El presidente de la subcomisión de fútbol, Gabriel Carlucci, no descartó ante la prensa la posibilidad de solicitar un período de licencia junto a otros integrantes, que alcanzaría el resto de su mandato (fines de abril). Algunos trascendidos especulan con que quienes están al mando de la institución intentarán llegar a un acuerdo para que se concrete la salida del técnico.