Debate VAVEL: los tucumanos hicieron historia

La sección de Atlético Tucumán VAVEL expone los puntos de vista respecto al desempeño del Decano en el Torneo de Transición 2016.

Debate VAVEL: los tucumanos hicieron historia
Inolvidable recibimiento para Atlético Tucumán frente a Belgrano. | Foto: Diario Olé

Celeste Brancatella, coordinadora Atlético Tucumán VAVEL.

Trabajadores del bien común

El equipo ascendió desde el Nacional B y casi nadie le había puesto atención, era un ascenso más del interior o de clubes “chicos” que suelen darse en primera división. En el primer encuentro tuvo a Racing como rival, un equipo nada fácil, uno de los 5 grandes, el campeón del torneo 2014, los hinchas estaban contentos con volver a jugar en primera y si bien tenían alguna esperanza, también se conocía la posibilidad de que el resultado fuese una derrota. El encuentro finalizó 2-1 a favor de  los tucumanos y a partir de allí comenzó la sorpresa. Fecha siguiente, Boca Juniors el rival y más que oponente fue otra víctima de un plantel que se empezaba a hacer grande, tuvieron que pasar 4 fechas hasta que Atlético conociera la derrota, esto sucedió frente a Lanús, si bien era pronto, el Decano en ese partido peleaba el primer puesto de la zona 2, algo loable para este equipo que venía de abajo a chocar con los gigantes de primera.

Esto es algo destacable para el cuerpo técnico y para los jugadores que mostraron estar a la altura de las circunstancias ya que los equipos de primera tienen otro juego, otra fortaleza, y los de Tucumán hizo frente a todo esto en cada una de las fechas.  Lo más reprochable fue aquel choque contra Tigre, que venía en picada con los resultados, en la fecha 6 en la que el albiceleste estuvo desconocido, parecían dormidos.

Más allá de esto en la fecha 9 Atlético consiguió hacer historia, en tan sólo 9 fechas consiguió la permanencia en primera, esto fue resaltado en todos los medios deportivos de todo el país, el equipo fue la sorpresa del torneo junto con Godoy Cruz de Mendoza, ambos con una gran campaña.

Cumplido el objetivo de quedarse en primera empezaron a surgir las ganas y a mirarse de reojo el objetivo “Libertadores”, pero al respecto el equipo no quería ni mencionarlo. En un final de torneo Atlético tuvo la oportunidad de conseguir la pelea por la plaza en un torneo de Copa Internacional. Perdió la chance en el último encuentro perdiendo contra Newell’s y cediéndole así el lugar a Estudiantes, quien se quedó con el segundo puesto de la zona 2.

El trabajo realizado por todo el equipo fue muy bueno, tuvieron una campaña impecable, sólo pudieron vencerlos 4 veces, y consiguieron la permanencia en nada más que 9 fechas. Si bien la plaza a la Libertadores quedó lejos, no se puede obviar la labor de todos y cada uno de los que forman parte de Atlético Tucumán, siempre mirando hacia adelante y siempre buscando el bien común.

El emblema de Atlético, Luis Miguel Rodríguez, consiguió su gol número 100 con la camiseta decana y cuando se le consultó sobre cómo se sentía sólo atinó a decir “me puso contento pero acá importan más los objetivos grupales, lo individual queda en segundo plano”.

La respuesta entre todos los soldados decanos era similar, lo importante era sumar y dejar a Atlético en primera. El objetivo siempre estuvo claro y se cumplió. Hubo errores en varios partidos, quizá no supieron entenderse en muchas oportunidades pero pelearon hasta el final y de hecho desde la fecha 7 todos los partidos disputados que terminaron en empate o victoria, se sellaron con un gol de último minuto, la mayoría en tiempo de descuento, esto plasma la “lucha hasta el final” del equipo de Azconzábal, técnico que también dio todo a su equipo y confió en cada uno de ellos, haciéndolos participar a todos en algún partido. Esto también deja a las claras que no existe un jugador del que se dependa, Atlético jugó siempre con mentalidad de equipo y demostró que así los objetivos se consiguen con mayor “facilidad”.

Foto: Goal
Foto: Goal

Isaias Saracho, redactor Atlético Tucumán VAVEL.

"De la obligación a la responsabilidad de demostrar porque está en primera"

El Atlético Tucumán que supimos ver como se autosuperaba e incursionaba en una metamorfosis real de nombres y esquema de juego a partir de la segunda mitad de su última temporada en la B Nacional, puede que haya terminado de dar a luz su verdadera identidad un año después, en medio de una intensa recta final por el torneo transición de primera división.

La llegada del “Vasco” Azconzábal fue sin lugar a duda una apuesta importante por parte de la dirigencia Decana. El ex marcador central decano, llegó con poco recorrido como técnico y sin penas ni glorias por Estudiantes y San Martin de San Juan, pero en la memoria de quienes pensaron él, fue más fuerte su impronta en el campo de juego durante su paso como jugador que alentaron a decidirse por él. Tomando un equipo que venía en picada en unas cuantas fechas de haber iniciado la temporada en el 2014 en el ascenso. Tuvo una gran remontada que lo llevo a pelear uno de los últimos ascensos a primera en donde perdió la gran oportunidad ante “El Globo”. Pero tras el fracaso llevó a repensar la prioridades y en que clase de jugador confiar para su idea de juego.

Como decíamos al principio, a mediados del 2015, el Decano de la mano del Vasco, comenzó un proceso de transformación a tal punto que lo llevo a adjudicarse el campeonato del Nacional B y con el ello el ascenso a la primera división del futbol argentino. Para ello fue importante el esfuerzo de los dirigentes para mantener la base de este equipo campeón y sumar a jugadores de jerarquía, es decir que fueron pocas incorporaciones pero de calidad. Y en virtud de ello, el técnico decano pudo terminar de dar forma y un criterio de juego plasmada por sus dirigidos, encontrando una esencia de juego que más allá de las variantes a las que estuvo obligado a realizar durante el torneo, ya sea por lesiones u otras razones, el equipo pudo funcionar porque la identidad ya estaba definida.

Una idea de juego que se fue fortaleciendo a base de victorias y una imponente racha invicta como local, provocando un destacado protagonismo en el torneo peleándole mano a mano el segundo lugar con Estudiante de La Plata en la Zona 2, hasta la última fecha del torneo. Si bien el objetivo y casi único era el de sumar tantos puntos como lo fuera necesario para mantener la categoría, pero los buenos aires de victorias, permitieron alcanzar ese objetivo como así también el de ilusionarse por pelear por un lugar en la Copa Libertadores 2017. Finalmente este segundo logro no fue posible pero nadie le quita lo bailado o mejor dicho jugado, porque el Atlético de Juan Manuel Azconzábal pudo demostrar que entendió el concepto de juego y que sabe a qué juega sin temer o subestimar rivales.

A ciencia cierta no podemos visualizar si este es el equipo que el Vasco pretende, porque aún tiene mucho por demostrar en esta difícil y desgastante categoría de primera división. Lo bueno que va a tener la oportunidad de seguir midiéndose con los grandes del futbol argentino, a partir del inicio de la próxima temporada. La mayoría de los jugadores tienen contrato hasta mediados del 2017 y esto ilusiona a ver como terminan de consolidar su idea de juego e incluso potenciar sus virtudes y mejorar sus debilidades. De no serlo así, no se le podrá reprochar lo logrado hasta ahora, porque en la historia del club decano superaron el techo e hicieron de ello un piso para que en base a ello construir para arriba. 

Foto: A puro gol
Foto: A puro gol