A la deriva en la Ribera

Boca sumó su séptimo partido sin ganar y el sexto sin convertir. Un presente de lo más negativo, que se agravó esta tarde, cuando con un gol de González, Atlético de Tucumán derrotó al Xeneize.

A la deriva en la Ribera
Foto: clarin

El inicio del partido marcó una posible revancha al mal momento que atraviesa el club de la Ribera. Con una formación de recambio, el “Vasco” apostó en una Bombonera repleta. Sin embargo, la historia poco cambió. Tras 40 años sin ganar en La Boca, Atlético de Tucumán derrotó por la mínima al Xeneize, hundiéndolo un poco más en el presente nefasto que atraviesa.

Llegadas que impliquen una situación de peligro, carecieron. Pero sí abundaron las pérdidas de pelota en el mediocampo. Bentancur y Cubas fueron los más desequilibrados en el medio, pero poco a poco se afirmaron y cada recuperación acarreaba los aplausos de la hinchada. Cada ataque de Atlético de Tucumán provocó un trastorno a los jugadores de Boca, que no pudieron evitar el gol de Leandro González.

Por el lado ofensivo, Tévez, Osvaldo y Palacios se dedicaron a rematar, de manera errática, al arco. Poca jugada colectiva dentro del área rival hizo que dependiera sólo de una chispa de habilidad, poner el marcador en igualdad.

El segundo tiempo comenzó con Meli en la cancha, en lugar de Fabra debido a molestias físicas. Luego entró Carrizo por Bentancur con la idea de desequilibrar, y el DT agotó los tres cambios con el ingreso de Chávez en lugar de Sebastián Palacios.

Aun así, Boca no pudo encontrarse. La falta de confianza del equipo en sí mismo generó un descontrol tanto en el extremo defensivo, como en el ofensivo. Y si bien Boca tuvo llegadas debido al intelectualismo de Fernando Gago, dentro del área rival la jugada quedaba en la nada misma.

Ni siquiera la expulsión de Zampedri por una infracción sobre Gago al minuto 80 del cotejo, le sirvió al Xeneize para tomar ventaja deportiva. Incluso el mediocampo poco creativo sufrió el avasallamiento de Leandro González, quien estuvo cerca de nuevamente vencer a Orion.

Entre oficiales y amistosos, Boca lleva 7 encuentros sin ganar y 6 sin convertir. Dicho presente del Xeneize pone en tela de juicio la continuidad del “Vasco” Arruabarrena.