Todo volvió a la normalidad

Boca Juniors volvió a conseguir su segundo triunfo consecutivo tras golear ante Newell's por 4-1 con goles de Rodrigo Bentancur, Carlos Tevez, Jonathan Silva y Sebastián Palacios. Además del amplio resultado, el 'Xeneize' realizó una muestra categórica de fútbol.

Todo volvió a la normalidad
Todo volvió a la normalidad

Boca Juniors venció de manera cómoda y aplastante por 4-1 a Newell's en un encuentro repleto de aplausos de todo tipo y para todos los jugadores que vistieron la azul y oro. Caños, lujos, golazos, hubo cosas de todos los colores para un Xeneize que parece haber dejado la mala racha en el olvido.

Desde el comienzo del encuentro, el local se apropió de todo, tanto de la posesión como del juego y dio resultado rápidamente, ya que antes de que se cumpla el primer minuto de juego, Rodrigo Bentancur marcaba el primer gol del encuentro y el primero en partidos oficiales para el uruguayo. Con el correr de los minutos, se acrecentaban las conexiones, los pases, los toques, en fin todo era de Boca. Sumado a esto, cinco minutos más tarde, un tiro libre ejecutado por Carlos Tevez, aumentaba el marcador y generaba un futuro muy certero, dejaba en claro que habría más goles si todo continuaba de esa manera. Si todo parecía definido, antes de que finalize la primera parte Jonathan Silva aumentaba la goleada y dejaba a Rodolfo Arruabarrena en un estado de tranquilidad.

En el complemento, el resultado casi sentenciado mostraba en el campo de juego a un Xeneize más sereno y cauto a la hora de jugar, algo que aprovechó la visita para descontar. Pero, tiempo después, el tucumano Sebastián Palacios sentenció el resultado, la goleada era inminente, y el resto del tiempo que restaba para el fin del encuentro derivó en aplausos y ovaciones para los jugadores que dejaron el campo de juego.

Todo fue tan claro hasta las funciones que cumplieron los jugadores del último bicampeón. Nahuel Molina, el juvenil que cumplió otra buena tarea avanzando por la banda derecha sin ningún síntoma de nervios; Andrés Cubas como volante de recuperación, consiguiendo nuevamente el aplauso del espectador; Rodrigo Bentancur, un mediocampista con la creatividad y la sencillez de siempre; Fernando Gago, apoyándose en las funciones del juvenil uruguayo para generar la sociedad; Nicolás Lodeiro, como el enlace del equipo; y Carlos Tevez, manejando la orquesta volviendo a ser el Apache del último semestre.

Claramente en este encuentro, los dos equipos cambiaron muy rápido, mostraron aspectos muy diferentes a lo que venía sucediendo. Un equipo que venía de golear a ser goleado en la Bombonera, un conjunto rosarino que prácticamente estuvo invisible en los noventa minutos y otro que sufrió con una sequía de goles pero los hizo todos juntos en dos partidos, agregado al buen fútbol que realizó en su estadio.

Por último, con éstos tres puntos conseguidos, el Xeneize se encuentra en los primeros puestos de la Zona 2. Ahora, Boca parece que puso el pie en el acelerador, pero tendrá que pisar más a fondo porque en pocos días debe afrontar el primer encuentro de su gran objetivo: la Copa Libertadores.