Buscando la regularidad perdida

Boca necesita reencontrarse con el nivel de juego que alguna vez consiguió el año pasado, en el que fue campeón. Ya no es el equipo que tenía un plus más sobre el resto y eso se ve reflejado en el campo de juego. La creación de oportunidades de gol es uno de los puntos a mejorar.

Buscando la regularidad perdida
En este 2016, Boca no encuentra respuestas desde lo futbolístico. Foto: Perfil

Boca se encuentra de la búsqueda de la regularidad. Aquella que perdió desde el año pasado. Aquella que parecía haber reaparecido tras los triunfos ante San Martín de San Juan y Newell's, que luego permaneció, en cierta forma, frente a Deportivo Cali y que finalmente desapareció en la derrota contra Racing, por el torneo local. El Xeneize no encuentra demasiada fluidez en su juego y eso se ve reflejado a la hora de repasar sus números en este 2016. En 13 partidos que ya lleva disputados, incluyendo los amistosos, Boca solo convirtió 10 goles y en nueve de esos encuentros se fue sin vencer el arco rival. Números preocupantes para un equipo que viene de ser campeón.

Ahora se viene River y una victoria ante el clásico rival puede significar mucho para este nuevo Boca. Necesita ganar. En este tipo de partidos suele importar el resultado y no las formas en que se consiguen. La inyección anímica que puede traer un triunfo en el Superclásico es vital para el resurgir del plantel. Pero el Xeneize deberá mejorar su rendimiento en la cancha si quiere dar lucha en el torneo y en la copa.

Los cambios en el juego del equipo se verán con el pasar del tiempo. La dupla técnica de los mellizos Barros Schelotto recién tomó el mando y su idea irá tomando forma con el correr de los partidos. Por lo que se ha visto en los equipos de Guillermo y Gustavo, el Xeneize abarcará su juego por las bandas. Pero el punto más importante a mejorar es la creación de oportunidades de gol.

Boca abusa del toqueteo y las jugadas, en su mayoría, no llegan a buen puerto. Falta precisión y dinámica en el juego. A pesar de tener a Fernando Gago, el mediocampo es el sector más impreciso del Xeneize. Si bien Pintita suele entregar la bola redonda, el resto no acompaña. Pablo Pérez está en bajo nivel, Nicolás Lodeiro alterna buenas y malas actuaciones y Marcelo Meli es muy impreciso con la pelota en sus pies. Si en la mitad de la cancha no estás fino, es muy difícil que los delanteros cuenten con oportunidades. El equipo ya lleva tres partidos consecutivos sin marcar un gol y eso es algo que un plantel de gran jerarquía no se puede permitir.

Los hinchas pedirán que el domingo cueste lo que cueste hay que ganar. Ante River no hay medias tintas. Pero si Boca quiere luchar por torneos importantes, deberá mejorar rápidamente su nivel de juego.