Sentimiento versus Necesidad

Tras la compra de los terrenos lindantes a Casa Amarilla, el mundo Boca se preocupa por un posible nuevo estadio. ¿Importa más el sentimiento por mantener la historia o la necesidad de más espacio para los hinchas?.

Sentimiento versus Necesidad
La Bombonera, vista desde afuera (Foto: TN)

El pasado jueves no fue un día más en Boca. En la Asamblea realizada en la planta baja de la Bombonera, los 183 asambleístas presentes (126 de la mayoría y 57 de la minoría) decidieron por unanimidad realizar la compra de los terrenos lindantes a Casa Amarilla.

Se trata de cuatro lotes de 32.000 metros cuadrados, ubicados entre las calles Arzobispo Espinoza, Juan Manuel Blanes, Palos y la Avenida Almirante Brown, a pocas cuadras del estadio de Boca. El valor del predio es de 180 millones de pesos, y se pagará en cómodas cuotas trimestrales.

Desde el club, se comprometieron a utilizar esos terrenos para construír un espacio social a través de Boca Social, que comprendería una biblioteca y un teatro entre otras instalaciones. Sin embargo, el fantasma de un posible nuevo estadio se mantiene siempre presente.

Es que este fue uno de los caballitos de batalla de Daniel Angelici en las elecciones. "La Bombonera no se puede agrandar... Estoy convencido que hay que hacer una Bombonera nueva. A 100 metros de la cancha", dijo el actual presidente del club en aquel momento, con optimismo.

Sin embargo, a pesar de que para los dirigentes es bueno un nuevo estadio, a los hinchas y socios no les cae muy bien la idea de "jubilar" la Bombonera. Es que, para ellos ese gigante de cemento es su segunda casa, un lugar lleno de historias, desde los logros deportivos y los partidos inolvidables, hasta las de los propios hinchas, quienes desde la tribuna también crean sus propias historias.

Además, implicaría dejar de lado parte de la historia y de la identidad de Boca, esa que hizo al club uno de los más grandes de la Argentina y del mundo, esa cancha que cada vez que un extranjero viene al país tiene como obligación de conocer. Por eso, plantean que ese nuevo espacio adquirido se utilice para construir un espacio social.

Pero, a pesar del sentimiento, hay una gran cuestión que también preocupa a los hinchas: la capacidad. Cada vez que el Xeneize juega en su estadio, surgen las críticas de aquellos que quieren ir a ver el partido pero se ven imposibilitados. La principal razón, es por no ser socios activos, sino adherentes (es decir, en lista de espera para ser activos) o no socios. 

Actualmente, el Alberto J. Armando cuenta con una capacidad para 49.000 personas, un número muy inferior a la cantidad de socios que ronda los 175.000. Por tal motivo, es evidente la necesidad de crear nuevos espacios para que más hinchas puedan ir a ver a su equipo.

Desde aquí, se plantean dos posibles soluciones. Una es la ya mencionada: hacer un nuevo estadio. La otra, sería remodelar el actual, quitando la zona de palcos y plateas preferenciales para crear una tribuna similar a las otras, con tres bandejas, para ampliar la capacidad. 

Sin embargo, esta sería difícilmente viable por dos motivos: el primero, para construir las plateas se deberían comprar los terrenos ubicados detrás de los palcos, los cuales se encuentran ocupados por casa de vecinos del barrio; el segundo, esta relacionado al ingreso que significan los palcos y las plateas preferenciales, cuyos precios van desde $3.850 hasta $25.600.

Por tal motivo, ante la necesidad de más espacio en las tribunas, la única solución aparentemente posible sería la de construír una nueva Bombonera, claro pagando el costo de dejar de lado parte de la historia y la identidad del club.

La decisión que se tome no será fácil. El ya dio el primer paso con la compra de los terrenos, ahora sólo resta que decidir que se hará con ellos. La decisión final, según palabras de Angelici, la tendrán los socios, incluídos los adherentes. ¿Pesará más el sentimiento o la necesidad?.