El equipo Xeneize, la figura

Tras haber clasificado a octavos, el equipo de La Boca salió en busca del resultado que los posicione como los mejores del Grupo 3. Y así fue: Boca goleó a Deportivo Cali, quien ya no tenía chance alguna de pasar de fase, por 6 a 2, llevando a cabo su mejor partido en la Copa.

El equipo Xeneize, la figura
Boca goleó por 6 a 2 a un Deportivo Cali con poca idea de juego // Foto: CABJmipasion

El conjunto de Barros Schelotto protagonizó el mejor partido por Copa Libertadores de la edición 2016, tras golear por 6-2 a un pobre rival, que poca idea de juego generó. Encontramos por un lado, a Boca Juniors ya clasificado a octavos buscando terminar la primera etapa siendo el mejor, y por el otro, a Deportivo Cali, teniendo nulas posibilidades de pasar y atravesando una realidad diferente a nivel local.

La Bombonera fue observada toda la semana debido a que las intensas lluvias dejaron un escenario deplorable; la parte de los palcos es una zona a la que la luz solar no llega y hace difícil la recuperación rápida del terreno. Sin embargo, el club de encargó de que el campo de juego pueda no resultar un obstáculo para el partido, ni para los jugadores, ya que puede llegar a lesionarse. Siendo cubierta la zona endeble por arena, el cotejo comenzó de manera puntual y Boca salió al compás del fútbol.

Sin dudas el equipo fue la figura. A diferencia de partidos anteriores, el conjunto de la Ribera mostró, la tan necesaria, evolución a nivel colectivo. Las inseguridades y las ganas de que brille el individualismo no se dieron ante Deportivo Cali. La defensa nuevamente fue el punto débil del Xeneize, de la cual derivaron los dos goles que un minuto convirtió la visita. La falta de reacción y organización al momento del ataque rival condicionaron principalmente a los centrales.

Los laterales se encargaron de propiciar el juego del medio, con la recuperación y la creación, cuando a Boca más le hacía falta. Frank Fabra fue quien abrió el marcador y el de mayor repercusión en el extremo ofensivo. Pero en un minuto, la distracción inexplicable en el fondo puso el 1-2, obra de Caserra. Sin embargo, el marcador permanecía abierto. Tévez, un tanto desaparecido gran parte del partido, logró la igualdad en segundos. El tridente ofensivo compuesto por Tévez, Chávez y Palacios, junto con el joven del extremo defensivo Jara en sus escasos minutos de ingreso, vulneró a un rival ya resignado.

A fin del cotejo, se le entregó al Apache el premio como reconocimiento a mejor jugador del partido, pero luego Frank Fabra publicó en su red social Instagram, que Carlos Tévez se lo obsequió.