Los cinco Superclásicos más recordados en La Bombonera

En el estadio Alberto J. Armando se disputaron muchos partidos entre Boca Juniors y River Plate. Se acerca un nuevo superclásico y en VAVEL repasaremos algunos de los más importantes para el pueblo 'Xeneize'.

Los cinco Superclásicos más recordados en La Bombonera
Fotomontaje: Nicolas Gonzalez

Se acerca una nueva edición del superclásico, otra vez se enfrentarán Boca Juniors y River Plate. El segundo partido oficial del año. El anterior finalizó en empate sin goles en El Monumental. Ésta vez el escenario es diferente. La Bombonera será el lugar en el cual se jugará un nuevo partido entre Xeneizes y Millonarios.

Por eso, entre tantas victorias y hazañas, repasaremos los 5 superclásicos más recordados a favor de Boca en el estadio Alberto.J.Armando.

El primero es el disputado en la noche del 24 de mayo de 2000. Copa Libertadores. Se definía el partido de vuelta por los cuartos de final. En el partido de ida, River había triunfado por 2-1. Boca debía ganar para seguir compitiendo en el certamen internacional.

Para ese encuentro, Carlos Bianchi, entrenador del Xeneize en ese momento, analizaba la posibilidad de poner a Martín Palermo, luego de una larga inactividad por una lesión de sus ligamentos en la rodilla. A lo que Américo Gallego, DT del Millonario, comentó: "Si ponen a Palermo en el banco, yo lo pongo a Enzo”.

Durante el primer tiempo, el local no había marcado goles, lo que significaba que debía anotar en la segunda parte. El planteo defensivo del rival duró poco en el complemento. A los 12 minutos, Marcelo Delgado abría el marcador, a los 40 Minutos, Juan Roman Riquelme, marca el segundo tanto de penal, lo que significaba que ese resultado lo depositaba en semifinales.

Para completar la gran noche en La Bombonera, Martín Palermo sentenció el encuentro por 3-0, con el gol bautizado hecho “con la muleta” para que el estadio estalle de alegría con el pase a las semifinales.

También, en ese encuentro, Riquelme realizó el historíco y recordado caño al colombiano Mario Yepes.

En esa ocasión, formó con: Óscar Córdoba; Hugo Ibarra, Walter Samuel, Jorge Bermúdez, Rodolfo Arruabarrena; Julio Marchant, Cristian Traverso, Juan Roman Riquelme; Guillermo Barros Schelotto, Marcelo Delgado y Alfredo Moreno.

El segundo fue el partido que se disputó el 15 de mayo de 2011. En este encuentro, Martín Palermo, máximo goleador de la historia del club jugaba su último superclásico. Además, fue el último disputado antes del descenso de River Plate a la B Nacional.

El resultado fue 2-0 a favor del Xeneize. El primer gol fue marcado por el arquero Juan Pablo Carrizo en contra tras un tiro de esquina enviado por Fabián Monzón. El segundo tanto lo convirtió “el optimista del gol”. La tarde soñada para su despedida. Tras una serie de rebotes, el Loco de cabeza estiraba la ventaja y anotaba en su último partido ante el conjunto de Nuñez. Luego, la fiesta se completó cuando Julio César Falcioni realizó un cambio. Palermo se iba ovacionado por el público presente. Boca obtenía la victoria y complicaba al Millonario con los promedios en la lucha por la permanencia.

La formación de Boca en ese partido fue: Cristian Lucchetti; Clemente Rodríguez, Matías Caruzzo, Juan Manuel Insaurralde, Luciano Monzón; Cristian Chávez, Leandro Somoza, Nicolás Colazo; Juan Román Riquelme; Pablo Mouche y Martín Palermo.

El tercer lugar del podio lo ocupa el famoso Topo Gigio de Juan Román Riquelme. El partido se produjo el 8 de abril de 2001 por el Torneo Clausura. El resultado iba 1-0 a favor de Boca Juniors y a los 26 minutos del segundo tiempo, el 10 de Boca marcó el segundo gol de cabeza, luego de que Franco Costanzo atajara el penal ejecutado por Román. Una vez que marcó el gol, el crack xeneize se dirigió hasta la mitad de la cancha y de cara al palco hizo el recordado festejo al entonces presidente de Boca, Mauricio Macri, con quien mantenía una tensa relación tras conflictos por la transferencia a Barcelona y temas de contrato. Una vez finalizado, Román declara que el festejo fue para su hija, debido a que le gustaba el personaje. El festejo quedó inmortalizado y hasta el día de hoy, muchos jugadores festejan sus goles de esa manera.

En esa ocasión, el resultado final fue 3-0. Los otros dos goles los marcaron Hugo Ibarra y Guillermo Barros Schelotto. La formación fue: Roberto Abbondanzieri; Hugo Ibarra, Jor ge Bermúdez, Aníbal Matellán, Clemente Rodríguez; Omar Pérez, Mauricio Serna, Cristian Traverso, Juan Román Riquelme, Marcelo Delgado y Antonio Barijho.

En el cuarto lugar, el gol de Diego Armando Maradona el día 10 de abril de 1981 es otro día muy recordado por los hinchas de Boca. Por el Torneo Metropolitano, una de las figuras del fútbol mundial jugaba su primer superclásico con la camiseta azul y oro. La fusión Maradona-Brindisi hizo desastres en ese partido ante River. En una noche de lluvia, Maradona dejó una marca registrada en uno de sus goles. Con el marcador a favor por 2-0 con goles de Brindisi, Diego hizo besar el barro al arquero Fillol y revolcar por el campo de juego a Tarantini, entre gambeta y gambeta. Una victoria clave que guíaba por el buen camino al club de la ribera para quedarse luego con el Torneo Metropolitano.

La formación xeneize fue: Carlos Rodríguez, Vicente Pernía, Roberto Mouzo, Oscar Ruggeri, Carlos Córdoba, Jorge Benítez, Ariel Krasouski, Miguel Brindisi, Osvaldo Escudero,Diego Maradona y Hugo Perotti.

Por último, otro de los superclásicos más importantes en La Bombonera fue la atajada de Roma a Delem en el año 1962. En esa oportunidad, los dos llegaban con una particularidad, Boca y River tenían 39 puntos en el campeonato. Ese partido decidía el campeón, ya que quedaba una fecha pero los otros equipos no estaban cerca en cuanto a la tabla de posiciones. El que ganaba quedaba a un paso del título.

Boca estaba en ventaja, con un penal convertido por el brasileño Paulo Valentim. Todo parecía definido para el Xeneize, pero a minutos del final, penal para River. Otro brasileño, Delem se paró frente a Antonio Roma. El jugador del Millonario ejecutó el penal, y Roma adelantándose con un paso y medio hacia delante, una estirada hacia la derecha, vuela y desvía el remate para que el estadio estalle y festeje un gran triunfo. Los jugadores de River reclamaron, a lo que el árbitro Nai Foino contestó: "Penal bien pateado es gol. A otra cosa". Desde ese momento, Tarzán Roma quedó en la historia del club. Finalmente, en la última fecha del torneo de 1962, River goleó 4-1 a Gimnasia y el Xeneize superó 4-0 a Estudiantes dando la vuelta olímpica.

En ese partido, Boca formó con: Antonio Roma, José María Silvero, Silvio Marzolini, Carmelo Simeone, Antonio Rattín, Orlando Pecanha de Carvalho, Héctor Pueblas, Norberto Menéndez, Paulo Valentím, Miguel Pezzi y Alberto González.