Con uno menos, Boca fue superior

Boca recibió al Millonario en la Bombonera a fin de disputar el Superclásico por una nueva fecha del campeonato local. A poco de comenzar el cotejo, el club de la Ribera se quedó con 10 tras la expulsión de Pablo Pérez, algo que River no supo aprovechar y sacar ventaja.

Con uno menos, Boca fue superior
Foto: Mundo Xeneize

La fecha 12 del Torneo de Transición 2016 fue la más anhelada, debido a un nuevo capítulo de clásicos. Sin embargo, a pesar de ser los partidos más esperados, fueron los que dejaron mucho que desear.

El Superclásico no fue la excepción a ello. Si bien el cotejo se lució en intensidad, terminó en igualdad sin goles convertidos, y con un sabor amargo dada la poca creación de juego que hubo por parte de ambos equipos. Fue un  choque rival trabado, con una expulsión y carencia de ideas ofensivas, que inició y concluyó de la misma manera.

El inicio del partido comenzó siendo para Boca, hasta que una patada de Pablo Pérez en el abdomen de Balanta llevó a dejar a su equipo con uno menos. Sólo habían transcurrido 10 minutos, restando 80 en los que el equipo debió trabajar a toda máquina.

Y así fue. River tuvo un jugador más en todo momento, pero no pudo sacarle provecho, ya que pocas veces fueron las de peligro. El partido se desarrolló principalmente en el mediocampo; que a su vez fue el punto débil de ambos. La retención costó y fue más la recuperación en soledad por parte de Gago, quien a minutos del final debió irse del campo de juego, tras una lesión (ruptura insercional del tendón de Aquiles) que lo alejará por, aproximadamente, 7 meses. En su lugar entró Meli, que poco pudo hacer en un partido carente de esquema.

Las claves del equipo fueron tanto Lodeiro como Pavón, quienes mostraron tener el mejor nivel al ser los encargados de que no se note la ausencia de su compañero Pérez. Lodeiro se encargó de acompañar a la ofensiva, mientras que Kichan protagonizó el ataque entendiéndose bien con Tévez, y demostrando tener la actitud necesaria, y respondió a los pedidos del DT Xeneize, encaró, corrió y luchó.

Pero el desgaste físico se hacía cada vez más notorio, por lo que Guillermo decidió el ingreso de Chávez en lugar de Pavón; pero le faltaron minutos porque fue un partido desordenado, propio del gusto del Comandante que suele encontrar el espacio para penetrar. Empero, la tarde clásica fue para Boca la preparación para el próximo jueves, cuando enfrente a Cerro Porteño por la Copa Libertadores.