Se cumplen 16 años de un partido histórico

Un día como hoy pero en el año 2000, Boca Juniors dejaba afuera a River Plate por los cuartos de final de la Copa Libertadores. El caño de Riquelme a Yepes, la vuelta de Martín Palermo y una goleada que quedará grabada en la historia del 'Xeneize'.

Se cumplen 16 años de un partido histórico
Martín Palermo en el tercer gol de la noche| Foto: Olé

24 de Mayo de 2000. Han pasado muchos años desde aquel episodio en el cual muchos hinchas xeneizes recuerdan de vez en cuando, y en VAVEL volvemos a acordarnos de lo sucedido ese día en el estadio Alberto.J.Armando.

Cuartos de final. Llegaba el partido de vuelta al barrio de La Boca y el resultado favorecía a River Plate por 2-1. El encuentro no había comenzado y las chicanas estuvieron nuevamente presente entre ambos clubes. Una de las más conocidas fue la famosa frase de Américo Gallego, por ese entonces director técnico del Millonario, que se refirió a la vuelta de Martín Palermo y declaró: “Si ellos lo ponen a Palermo en el banco, yo lo pongo al Enzo”.

Boca Juniors debía obtener un triunfo para avanzar a la siguiente ronda, pero en la primera parte del partido no fue muy satisfactoria debido a que se iban a los vestuarios con un empate en cero. Luego, el Xeneize salió a ganarlo como sea, aprovechando la localía y el empuje de su gente para dar vuelta el resultado.

River y su planteo defensivo comenzaba a sufrir. En los primeros minutos del complemento, Marcelo Delgado aparecería para abrir el marcador y empezar a creer que el boleto a la semifinal era posible. Juan Román Riquelme, hombre importante en este partido, producía un centro fantástico, que Roberto Bonano y Mario Yepes fallan para que el Chelo empuje la pelota.

Y cuando La Banda comenzaba a caerse, Martín Palermo, luego de casi doscientos días de inactividad, volvía a una cancha de fútbol para generar peso y jerarquía dentro de la cancha. El gol de la clasificación no aparecía, pero a los 39 minutos de la segunda parte, Sebastián Battaglia recibía la falta dentro del área para que Riquelme lo canjeara por el segundo grito de la noche. Sumado a esto, el número 10 de Boca, una de las figuras del match le realizaba un caño excepcional a Yepes.

Pero algo más faltaba para cerrar la gran noche copera, le faltaba el broche de oro a la fiesta, y el Loco, en tiempo de descuento marcaba el tercer tanto del encuentro, también conocido como el gol “de las muletas”, así sentenciando la llave y dando lugar al festejo de todos los presentes en La Bombonera.

El resto de la historia ya la conocemos. Después tras disputar varios partidos, Boca volvía a obtener la Copa Libertadores luego de 22 años sin poder conseguirla. En Diciembre, otra vez la hazaña estaría presente en Japón ante Real Madrid. Pero la famosa mística copera se sentaba en uno de los tantos lugares del estadio xeneize ese 24 de Mayo por la noche para darle otro capítulo importante a la historia del club de la ribera.