Resumen Boca Juniors VAVEL: Pablo Pérez

El mediocampista cerró de manera regular un semestre en el cual podría haberse destacado, pero por su carácter terminó más veces afuera de la cancha que adentro. En esta ocasión, analizaremos como jugó Pablo Pérez este Torneo de Transición 2016.

Resumen Boca Juniors VAVEL: Pablo Pérez
Pérez, entre el fútbol y las amarillas. Foto: Yahoo.

Es sabido que Pablo Pérez se destaca por sus dotes futbolísticos, que lo diferencian del resto. Posee una correcta lectura del juego, habilita muy bien a sus compañeros y alguna que otra vez, tiene la oportunidad de hacer goles. Pero no siempre es destacable su trabajo dentro de la cancha, ya que su carácter lo condiciona demasiado. En el potrero le dirián "calentón", aunque a veces también lo tildarían de "mala leche", ya que tiene actitudes que no son correctas en el mundo del fútbol profesional.

Pablo Pérez disputó 10 de los 15 encuentros que Boca jugó en el campeonato. En estos partidos su participación fue escasa y muchas veces perjudicó los planteos de los técnicos (Rodolfo Arruabarrena antes, Guillermo Barros Schelotto ahora) y dejaba al equipo con uno menos la mayoría de estos partidos. ¿Se puede decir que fueron más las veces que estuvo amonestado que los goles que hizo? Correcto, es cierto. De estos 10 encuentros disputados, fue amonestado en cinco ocasiones y nunca pudo convertir un gol. Hasta fue expulsado en el último Superclásico disputado en la Bombonera por una patada innecesaria, infantil y criminal hacia el defensor de River, Eder Álvarez Balanta, dejando al Xeneize con 10 desde los 15 minutos del primer tiempo.

También es correcto mencionar que desde la llegada del Mellizo Barros Schelotto a Boca, Pérez jugó más en la Libertadores que en el torneo doméstico. Allí funcionó de otra manera. Logró conseguir el juego al que está acostumbrado y hasta logró convertirle un gol a Cerro Porteño por los octavos de final de la Copa.

Queda claro que un jugador como Pablo Pérez siempre le hace bien a un equipo. Por su calidad y su manera de ver el juego, puede aportarle mucho al equipo de Guillermo. Lo que sí deberá hacer, es cambiar su temperamento, tranquilizarse y ser más inteligente a la hora de marcar a un rival para no ganarse la santa amarilla de todos los partidos. Si Pérez reune estos requisitos y los pone en práctica dentro del verde césped, no quedarán dudas de que Boca puede jugar mucho mejor de lo que lo hace.