El primer refuerzo

Boca ya tiene una nueva cara, el ahora ex volante de Godoy Cruz, Fernando Zuqui. Es la primera incorporación de la era Guillermo, entrenador del plantel.

El primer refuerzo
Foto: Más deportes

El representante del jugador, Mauro Menseguez, fue quien llevó a cabo las negociaciones. Pero el que terminó de cerrar su llegada fue el propio Fernando Zuqui, con una llamada telefónica que terminó de cuadrar su arribo.

Su contrato en Boca será de 4 años. El viernes mismo se realizará los exámenes médicos para luego firmar el contrato. Una vez llevado a cabo todo lo formal, ya estará a disposición del técnico, Guillermo Barros Schelotto.

En las primeras horas del día parecía que el acuerdo no llegaría a buen puerto, ya que a Menseguez no le seducía la propuesta del Xeneize. Lo ofrecido por Boca era un contrato escalonado por objetivos. Mientras que, el representante buscaba eran valores fijos.

Tras recibir esta proposición, el agente le comunicó a la comisión directiva del club que no estaba interesado. Eso parecía ser el inicio de una larga negociación, aunque finalmente terminó con un final feliz para ambas partes.  

Hacía tan solo tres días el propio jugador, en ese entonces todavía perteneciente a Godoy Cruz, había dicho que prácticamente se sentía jugador de Boca: “Por lo que me he enterado, los clubes están de acuerdo. Solo faltan algunos detalles. Estoy orgulloso, con muchas ganas de que se solucione todo para poder estar”.

El mediocampista ya se veía con la camiseta azul y oro: “Creo que ya está más o menos hablado el tema. Faltan algunos detalles. Lo del contrato que hablamos con mi representante se está por solucionar. Estoy muy contento. Con muchas ganas para lo que viene y esperando que nos llamen. Veremos como se solucionan las cosas”.

Se puede ver a simple vista que Zuqui quería  llegar a Boca: “Es un sueño increíble. Tengo ganas de ir y sumar, para ayudar en lo que yo sé. Pero estoy tranquilo, con los pies en la tierra”. Luego de una ardua negociación el jugador podrá cumplir su sueño, vestir la casaca de Boca.