¡Se define en la 'Bombonera'!

Boca no pudo con Independiente del Valle, que dio vuelta el resultado y ganó por 2-1, a través de Cabezas y un golazo de Angulo. Pablo Pérez abrió la cuenta en Quito y Bentancur pudo haber igualado al final. La revancha será dentro de siete días en el mítico Alberto J. Armando.

¡Se define en la 'Bombonera'!
Cabezas festeja el empate ante el desconsuelo de Benedetto. Foto: Los Andes.

El conjunto de Guillermo Barros Schelotto se preparó y se reforzó con un solo objetivo: vencer a Independiente del Valle y clasificar a la final de la Copa Libertadores, la gran obsesión del pueblo xeneize. Sin embargo, el equipo argentino no logró sostener la ventaja y los ecuatorianos dieron vuelta el resultado, ganando por 2-1, con goles de Bryan Cabezas y José Angulo. Pablo Pérez había puesto el 1-0 parcial para el Xeneize. De esta forma, la serie sigue abierta y la definición tendrá lugar, dentro de siete días en la mítica Bombonera.

El partido tenía un condicionante extra y para nada menor: la altura. El Xeneize debía sortear ese detalle e intentar convertir, teniendo en cuenta el valor de los goles de visitante. Independiente del Valle no le haría la serie sencilla al conjunto argentino, atacando por las bandas y sacando provecho de las espaldas de los laterales azul y oro, sobre todo de Leonardo Jara. Sin embargo, una buena combinación entre Fernando Zuqui y Nicolás Lodeiro, culminaría con el derechazo de Pérez, que venció a Daniel Azcona, portero del conjunto ecuatoriano, cuando transitaban apenas 12 minutos de partido.

El conjunto local comenzó a crecer a partir del decrecimiento en ataque xeneize y su pasividad defensiva. Las bandas se volvieron los sectores preferidos de Independiente para atacar al Xeneize, que asentados sobre el buen desempeño de Daniel Díaz y Juan Insaurralde sostenían su victoria.

El primer tiempo no dejaría mucho más que un conjunto local yendo en busca de la igualdad y una visita a la que el cansancio le jugaba una mala pasada y las piernas comenzaban a pesar. Sin embargo, Boca logró convertir un gol que, seguramente a causa de la mala iluminación, el árbitro del partido no pudo visualizar y no lo convalidó. Fue, quizás, la jugada más polémica de la noche, ya que se vio como, claramente, Azcona ingresó con pelota y todo al arco, sacándola de adentro, tras un remate de Pablo Pérez.

Sin embargo, ya en el complemento Boca practicamente no atacó e Independiente se erigió como el único dueño del partido. A partir de las buenas actuaciones de Angulo y Cabezas por las bandas, el combinado ecuatoriano comenzó a crecer y a inquietar a los dirigidos por el Mellizo Barros Schelotto, quien movió el banco para intentar hacer reaccionar a su equipo, pero no hubo caso.

A los 62 minutos, el propio Cabezas fue el encargado de establecer la igualdad, tras ganarle, otra vez, la espalda a Jara. El volante bajo la pelota de zurda y metió un remate potente al segundo palo para vencer a Agustín Orion. Boca tuvo una chance para volver a ponerse en ventaja, a través de un buen contraataque comandado por Carlos Tevez, pero su remate se fue apenas afuera. 

El Xeneize, producto del cansancio y la fatiga que produce jugar en la altura, se metió muy atrás. De esa forma, Independiente se fue con todo en busca del partido. Tal es así que, 14 minutos después de la igualdad, una floja salida de Frank Fabra desde el fondo concluyó en un golazo de Angulo, quien controló entre los dos centrales xeneize y venció al portero con un gran remate. Boca, intranquilo con ese resultado, fue en busca de la igualdad ante un rival que defendía igual de mal, pero que contaba con mayor resto físico. Ni Tévez, tampoco Lodeiro ni Rodrigo Bentancur pudieron vencer a Azcona, que sostuvo el importante triunfo de su equipo.

Pese a la derrota, la semifinal sigue abierta y Boca tiene chances claras de clasificar a la instancia final. La definición será en la mítica Bombonera, que ya empieza latir palpitando lo que será un partido crucial en busca de su máxima obsesión: la Copa Libertadores.