Fin del sueño: Boca eliminado

Boca perdió 3 a 2 en la Bombonera con Independiente del Valle y quedó afuera de la Copa Libertadores. Los errores individuales, aprovechados por la visita, le impidieron al Xeneize llegar a disputar su undécima final.

Fin del sueño: Boca eliminado
Bryan Cabezas festeja el segundo gol ante la mirada de Agustín Orión. Foto: Reuters

Anoche, en el Estadio Alberto J. Armando y con la presencia de Diego Armando Maradona en el palco, Independiente del Valle hizo historia eliminando a Boca en semifinales. El Xeneize no aprovechó la ventaja y terminó perdiéndolo por fallas individuales. Cristian Pavón marcó el 1-0, mientras que Luis Caicedo, Bryan Cabezas y Julio Angulo pusieron a su equipo en ventaja por 3-1. El cordobés descotó sobre el final y selló la derrota por 3-2. El global quedó 5-3 a favor de los ecuatorianos.

El partido no pudo haber empezado mejor para los locales. A los cuatro minutos, Frank Fabra envió un centro que descolocó a la defensa y encontró a Cristian Pavón, que anticipó al arquero Azcona y puso el 1 a 0. Hasta ese momento, Boca cumplía con el objetivo de obtener la clasificación gracias al  gol conseguido en Quito.

El elenco comandado por Guillermo Barros Schelotto no se conformó con la ventaja mínima y buscó ampliar la diferencia. Pavón recuperó una pelota en el borde del área y se la cedió a Carlos Tévez, pero el pase quedó demasiado largo e imposibilitó la definición del ex Juventus.

Hubo diez minutos –entre los 15 y los 25- en los que la visita manejó el juego y no dependió sólo del contraataque. Corría el minuto 24 cuando un pelotazo de la defensa ecuatoriana sobró al Cata Díaz y dejó mano a mano a Junior Sornoza con Agustín Orión. Éste último opuso resistencia y mandó el balón al tiro de esquina. De esa jugada recibió a solas Luis Caicedo, que igualó las cosas con un zurdazo a la altura del punto de penal.

Tras el empate, Boca volvió a hacerse dueño del encuentro y fue en búsqueda del gol que emparde la serie. Leonardo Jara tuvo en sus pies el segundo tanto, pero Azcona primero, y el travesaño después, le negaron el grito. En los últimos cinco del primer tiempo se agigantó la figura del portero paraguayo, tapando los tiros de Pablo Pérez y Tévez, respectivamente.

Cuarenta y cinco eran los minutos que separaban a ambos equipos de la alegría o la tristeza. Pero para Independiente del Valle era distinto. Podría lograr la hazaña más grande en sus 58 años de vida.

En el arranque del complemento, Fabra y Pavón probaron desde fuera del área, aunque sin éxito. Rápidamente llegaron dos cachetazos para todos los que lucían de azul y amarillo. Bryan Cabezas aprovechó una desatención de los defensores y puso el 2 a 0 a los 49. Menos de 120 segundos más tarde, Julio Angulo encontró un regalo de Orión –que quiso salir jugando en lugar de despejar- y decretó el 3 a 0. Ambas jugadas provinieron de dos envíos frontales de Azcona que lastimaron, al igual que en la primera mitad, a la última línea boquense.

Boca estaba obligado a marcar cuatro goles en poco más de media hora si quería jugar la final contra Atlético Nacional de Medellín. La desesperación, complementada con la presión de ser eliminados ante su público, hizo que los jugadores avancen en el campo contrario pero con escasa precisión.

A los 68, Arturo Mina tapó con la mano una volea de Nicolás Lodeiro y el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk señaló penal. Si algo faltaba en una noche para el olvido era un penal errado. Y ocurrió. Lodeiro remató débilmente y Azcona controló sin problemas.

De aquí hasta el final, el Xeneize intentó achicar la distancia en el marcador. Tuvo su chance a los 78 pero Caicedo salvó en la línea. La revancha la consiguió Pavón en tiempo de descuento. El cordobés hizo la individual de izquierda hacia el centro y puso la pelota en el palo más alejado del guardameta para firmar su doblete. No hubo tiempo para más.

Boca quedó en las puertas de su undécima final de Libertadores y sumó su primera derrota ante equipos ecuatorianos en la Bombonera. Para participar en la próxima edición del certamen, deberá ganar la actual Copa Argentina.