Marchesín, la obsesión del Mellizo

El actual arquero de Santos Laguna admitió que "de chico era de Boca" y que sería un sueño para él jugar en el 'Xeneize'. Guillermo lo quiere tener si o si en su equipo.

Marchesín, la obsesión del Mellizo
Agustín Marchesín celebrando un gol de su equipo, el Santos Laguna. Foto: Twitter.

Agustín Orión está pasando sus últimos días como jugador de Boca. Su error en el tercer gol de Independiente del Valle lo condenó y parece que está dispuesto a cambiar de aire. Su futuro estaría en la Major League Soccer de Estados Unidos y, es por eso, que el Xeneize comenzó las tratativas para entrar en una negociación con el ex arquero del Lanús campeón de la Copa Sudamericana 2013, Agustín Marchesín.

La relación entre Marchesín y Guillermo es muy buena. El arquero de 28 años siempre fue titular cuando el Mellizo dirigía a Lanús y, ahora, quiere tenerlo en Boca si o si. El único inconveniente que tiene esta posible compra de la institución de la Ribera es el alto costo que tiene el fichaje del jugador: u$s 6.000.000. El club mexicano ya avisó que no escuchará ofertas por menos de ese monto y, es por eso, que el Xeneize planea vender a Orión y luego intentará que un grupo inversor entre en la negociación para poner el dinero restante para comprarlo.

En declaraciones con Radio La Red, Marchesín dijo: "Tengo muy buena relación con Guillermo, es un técnico ganador y me gustaría volver a ser dirigido por él.  Es un gran entrenador, me seduce la idea de que me dirija", y luego habló sobre la relación que tiene con Agustín Orión: "A Agustín me lo crucé en partidos Boca-Lanús. Nos quedamos charlando, lo admiro, es muy ganador. Ganó mucho, es una excelente persona. No puedo faltar el respeto y decir cosas de Boca. Sería mentir decir que hay un interés, porque lo único que sé es por las noticias".

Recientemente, el arquero del Santos Laguna fue elegido el mejor en su puesto en el torneo de la Liga MX, es uno de los pilares fundamentales de su equipo y tiene una excelente relación con todo el club. Aunque admitió que si llegan ofertas, él se sentará a charlar. ¿Será el próximo arquero de Boca?