Historial entre Boca y Santamarina

Se vieron las caras en tres ocasiones, con dos victorias para el Xeneize y un empate. El último enfrentamiento fue por la Copa Argentina del año 2012.

Historial entre Boca y Santamarina
Riquelme en acción ante Santamarina en 2012. Foto: Tyc Sports.

Boca enfrentará a Santamarina de Tandil este lunes a las 21, por los 16avos de final de la Copa Argentina. El cotejo ante los aurinegros ya tiene tres antecedentes: los dos primeros fueron amistosos y el último tuvo carácter oficial. A continuación, repasamos cada uno de ellos.

El primero se jugó el 31 de enero 1926 en cancha de Ferro Carril Sud y terminó con victoria por 4-2 gracias a un póker de goles de José Stábile, todos en el primer tiempo. Pinchenti y Scaricabozzi descontaron para el local en la segunda etapa.

El segundo se disputó en el mismo escenario, el 16 de diciembre de 1961Miguel Loayza, Ángel Nardiello, Miguel Pezzi –todos con dos anotaciones- y Osvaldo Ferreño, decretaron el triunfo por 7-0.

El más importante tuvo lugar en el Estadio Martearena de Salta, el 2 de febrero de 2012 y justamente por Copa ArgentinaBoca jugó su primer partido oficial del año ante Santamarina y no tuvo una tarea sencilla.

El elenco, que por esos días militaba en el Torneo Argentino “A” y era dirigido por Rubén Forestello, se puso en ventaja en el último minuto del primer tiempo por intermedio de Martín Michel. Los de Julio Falcioni no jugaron bien y empataron en el complemento con un gol de Facundo Roncaglia.

Tras el 1-1, el encuentro se definió desde los doce pasos. Anotaron Juan Román Riquelme, Cristian Chávez, Pablo Ledesma y Rolando Schiavi. Por su parte, Leandro Somoza no pudo con el arquero Daniel Bertoya, y Agustín Orión le tapó el tiro a Leonardo Acosta Díaz.

Fue victoria por 4-3 en penales y clasificación a 16avos, donde esperaba Central Córdoba de Rosario. Ya en agosto, Boca se alzaría con la Copa por segunda vez en la historia.

La posibilidad de los tandilenses de hacer historia luego de haber quedado tan cerca cuatro años atrás, sumado a la obligación de los boquenses de obtener el trofeo, prometen un buen encuentro en territorio formoseño.