Análisis por bloque 2016/17: Boca Juniors

Desde la eliminación por Copa Libertadores, el sistema preferido por Guillermo Barros Schelotto, el 4-3-3, comenzó a carecer de efectividad. Por este motivo surgieron diversas variantes que proporcionaban un equipo que se paraba de maneras inusuales para el Mellizo.

Análisis por bloque 2016/17: Boca Juniors
El equipo del Mellizo apuntará al Campeonato y Copa Argentina. Foto: Web.

Luego de no tener definido un sistema predilecto, apareció una variante que con algunos entrenamientos y afianzándose mayormente en el clásico frente a San Lorenzo, comenzó a pisar fuerte. Hoy en día ese esquema es un 4-2-3-1, cambiando rotundamente lo llevado a cabo por Guillermo en aquel Lanús campeón del 2013.

Cabe destacar que el arco xeneize en principio estará defendido por Guillermo Sara pero recientemente se ha cerrado la incorporación de Axel Werner, quien proviene del Atlético de Madrid en condición de préstamo por un año, dicho arquero peleará mano a mano la titularidad en el conjunto del Mellizo.

DEFENSA: 

Efectuando un análisis línea por línea podemos encontrar que la defensa, hoy en día se encuentra conformada por Gino Peruzzi, Santiago Vergini, Juan Manuel Insaurralde y Frank Fabra respectivamente. Es posible apreciar que sus laterales serán los encargados de proyectarse en ataque, teniendo en cuenta que si se ataca por la zona derecha, será Fabra quien permanecerá en defensa, misma situación si el ataque se efectuaría desde la izquierda, quedando relegado en este caso Peruzzi. Por el lado de los centrales, será fundamental su salida con pelota al pie, quedando como última opción el pelotazo largo en busca de los delanteros. Al mismo tiempo tendrá suma importancia el juego aéreo como también el uno contra uno con los atacantes, donde tanto Vergini como Insaurralde deberán imponer su contextura física para evitar un avance rival.

MEDIOCAMPO:

En principio el mediocampo estará integrado por un doble cinco, Pablo Pérez y Rodrigo Bentancur estarán encargados de dicha función. Ante esta situación el Mellizo manifestó que es interesante el doble 5 pero que también se ha estado trabajando con otros jugadores como Castellani, Chicco, Cubas. Tanto Pablo Pérez como Bentancur se encargarán de mantener el orden en el mediocampo como también generar el juego ofensivo. Para esta función tanto Guillermo como Gustavo Barros Schelotto ven como primera opción al uruguayo, a quien observan en un gran nivel y con mucho más por dar. Últimamente han llegado ofertas desde Italia (Juventus, quien tiene prioridad, y Milan) pero el cuerpo técnico xeneize insiste en que Bentancur permanezca por lo menos un año más en Boca.

DELANTERA:

Ahora bien en la zona de ataque, podemos encontrarnos con los volantes ofensivos los cuales irán rotando también para ayudar al anteriormente mencionado doble 5. Dichos atacantes serán Fernando Zuqui, Federico Carrizo fue quien integró el equipo exhibido frente a San Lorenzo en la victoria por 2-0, incluso anotó un gol, pero corre por detrás de Cristian Pavón y finalmente se encuentra Carlos Tevez. El ídolo xeneize si bien se desempeñó correctamente en la función de 9, en este nuevo esquema se lo puede percibir más replegado, iniciando los ataques desde mitad de cancha teniendo por delante de él a un nueve referente de área al cual podrá utilizar de diferentes formas. Tanto Zuqui como Pavón o en su defecto Carrizo, deberán generar peligro desde los extremos logrando conectar un centro o una jugada comprometedora junto al nueve. De esta manera serán tres atacantes que en caso de perder la posesión del balón deberán realizar un relevo defensivo junto con los mediocampistas. La principal intención de este planteo es ocasionar daño en el rival retrasando a Carlos Tevez para que pueda juntarse tanto con los extremos como con el nueve de área y así producir jugadas de riesgo.

Como único delantero, se situará Darío Benedetto, quien se encargará de llevar a cabo el trabajo “sucio”, generando descargas para sus compañeros que lo acompañarán en ataque. El cuerpo técnico lo considera como un 9 de área letal, por lo que su función se verá reflejada en dicho sector específicamente.