Se bajó rápido

En la primer parte del año, a Boca se le hizo imposible afrontar la doble competencia y apuntó sus cañones a la Copa Libertadores. El cambio de DT favoreció esto, ya que los primeros resultados adversos habían dejado lejos de la pelea al conjunto de la Ribera.

Se bajó rápido
La desazón hecha imagen, Boca no logró cumplir con el gran objetivo. Foto: Clarín.

Luego de haberse consagrado campeón del torneo y de la Copa Argentina 2015, Boca Juniors comenzó el año con grandes objetivos y aspiraciones. Sin embargo, el conjunto de la Ribera empezó con el pie izquierdo, dejando muchas dudas en el Torneo de Verano y confirmándolas en el comienzo del torneo. Tal es así, que el mal arranque en el torneo propició la salida de Rodolfo Arruabarrena de la institución. Los dirigentes no dudaron en llamar a otro ídolo y viejo conocedor de la mística xeneize: Guillermo Barros Schelotto.

La llegada del Mellizo al banco xeneize descomprimió la ansiedad del hincha y la obtención de buenos resultados repuntó las chances de su equipo tanto en el torneo como en la Copa Libertadores. Sin embargo, luego de caer ante Lanús en la fecha 8 por 2-0, las chances de hacerse con el título en el torneo local eran mínimas.

Bajo el lema la séptima es mi obsesión, los hinchas dejaron en claro su postura de qué competencia debía ganar la institución. Es por eso, que Guillermo comenzó a implementar la rotación, los titulares disputaban los partidos de Copa y un equipo alternativo afrontaba el torneo.

El rendimiento en el torneo local no fue netamente bueno. Boca pecó de irregular y los resultados lejos estuvieron de ser lo que los hinchas esperaban. El conjunto de la Ribera, con 20 puntos, quedó muy lejos de Lanús (38), que quedó primero en el Grupo B y luego se consagraría campeón.

De todas maneras, los de Barros Schelotto lograron llegar a las semifinales de la Copa Libertadores, en donde enfrentaría a Independiente del Valle. Pero, pese a que la ilusión era muy grande, el Xeneize jugó mal, tanto a la ida como a la vuelta, y se quedó afuera de la final.

Esta primer parte del año, fue movida para el equipo de la Ribera. Los malos resultados, el cambio de técnico y la eliminación de la Copa pegaron duro en el equipo. Sin embargo, ahora debe levantarse si quiere volver a pelear alto tanto en el torneo como en la Copa Argentina, de la cual es el vigente campeón.