Acá estoy yo

Guillermo Sara en el partido de anoche le demostró a Guillermo y a los hinchas la responsabilidad de ser el arquero de Boca tras contener dos penales en la tanda.

Acá estoy yo
Sara fue clave para que Boca pase de fase. Foto: Clarín

Guillermo Sara ayer dio motivos por los cuales es el arquero del club más importante del mundo, ayer fue un indicio de que Guillermo puede confiar en  tener un arquero con garantías y eso lo reflejo el pase a la siguiente fase de la Copa Argentina.

A principios de enero del año 2015, Boca adquirió un porcentaje del pase de un tal Guillermo Enrique Sara, un arquero que comenzó como arquero profesional en Atlético de Rafaela y luego estuvo en el Betis de España donde jugó la Liga BBVA. Muchas personas se preguntaban de quien se trataba este enigmático arquero, y, luego de la eliminación copera a manos de Independiente del Valle y la marcha de Agustín Orión, apareció él para hacerse cargo de un arco con mucha historia y ayer en el partido contra Lanús, le respondió a los hinchas que cuestionaban que le quedaba muy grande este arco con algunas atajadas en el encuentro y después fue el héroe en la tanda de penales ya que le contuvo los penales a Nicolás Pasquini y Diego Braghieri y, sin dudas, este partido puede ser el comienzo de una nueva era, la era de Sara.

Este arquero cuenta con una virtud que es la de atajar penales, venía con un buen historial de penales contenidos en Rafaela y ayer detuvo sus dos primeros en el Xeneize. Con respecto a los penales contenidos, el 1 de Boca afirmó que había estudiado a sus rivales para tirarse al lado correcto. Sara le mandó una señal al Mellizo de que él se cree el arquero bostero y luego de este partido los hinchas empezarán a quererlo un poco más.