Figura ausente

Boca empató 2-2 con Olimpia en Jujuy y dejó muchas dudas de cara a lo que se viene. El conjunto de Guillermo Barros Schelotto no tuvo grandes rendimientos individuales ni colectivos.

Figura ausente
Los jugadores dejando el campo de juego en el entretiempo. Foto: ESPN

En el empate 2-2 con Olimpia en el amistoso disputado en Jujuy, no hubo un jugador Xeneize que se destaque por encima del resto. Pero no por un rendimiento medianamente bueno de todos, sino por todo lo contrario, un funcionamiento individual y colectivo casi tan paupérrimo como el partido mismo.

Además de que los futbolistas no tuvieron su mejor noche, estos cotejos no oficiales terminan siempre desvirtuados por la gran cantidad de sustituciones que se llevan a cabo. Así y todo, dejando las excusas de lado, Boca no anduvo bien desde el primer minuto hasta el último.

En la primera etapa se vio en desventaja a los cinco minutos por un error -uno de tantos- de la defensa, pero se repuso rápidamente al lograr el empate transitorio. Las ganas empujaron al equipo hacia el campo rival, pero la poca claridad de juego y la falta de profundidad hicieron que cada avance sea en vano. En este tramo se destacó Pablo Pérez. El capitán fue el más movedizo en el mediocampo y el nexo con los atacantes, hasta el segundo gol del conjunto paraguayo, que hizo decaer a los de Guillermo Barros Schelotto.

Pérez salió en el entretiempo, y con él las chances de encontrar a una figura. El complemento tuvo a Olimpia como poseedor del balón y de las oportunidades más claras. Fue entonces que respondió Axel Werner para redimirse de algunas dudas en las salidas, producto quizás de su debut. Los Xeneizes nunca pudieron hacerse amplios dominadores y cada intento de generación de juego fue intranscendente, en parte por la lentitud y la escasa rotación de los futbolistas para mostrarse como alternativa de pase.

Así, y con el escándalo del final, se cerró un encuentro que no halló una figura pero sí muchas preocupaciones para el entrenador.