El primero de muchos

Hace 18 años Boca empató 0-0 con Independiente en la Bombonera y se consagró campeón invicto del Torneo Apertura. Fue el trofeo inicial del ciclo más exitoso de la historia del club.

El primero de muchos
De memoria: Córdoba, Ibarra, Samuel, Bermudez, Arruabarrena, Serna, Cagna, Basualdo, Riquelme, Guillermo y Palermo. Fuente:

Cuando el Virrey llegó a La Boca, nadie imaginaba que se ganaría ese apodo. El ex entrenador de Vélez llegaba con un impresionante palmarés, pero el xeneize venía de no lograr títulos con grandes nombres como Diego Maradona, Claudio Caniggia y Diego Latorre, entre otros. Para el segundo semestre de 1998, la limpieza del plantel era un hecho, y el equipo titular tenía muchos jóvenes que antes no tenían mucho lugar, como Juan Román Riquelme, Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto. El resto es historia.

Quizá el jugador con más minutos de ese tridente desde su llegada al club, el Titán hasta había hecho ya algunos goles importantes. Aquel tanto agónico contra River en el Monumental en el último partido de Maradona, otro contra el máximo rival en La Bombonera, además de otros 35 en ese primer año en el club. Sin embargo, su primer torneo bajo la dirección técnica de Bianchi lo elevaría a otro nivel. Hizo 20 goles en 19 partidos, marca que al día de hoy no tuvo igual, incluyendo tres dobletes en fechas consecutivas, ante Huracán, Belgrano y Newell´s, para ser el autor de casi la mitad de los 45 tantos del equipo en aquel campeonato.

La cosecha final sería de 45 puntos sobre los 57 posibles, producto de 13 triunfos y seis empates. Solo otros cinco equipos lograron ser campeones sin haber sufrido derrotas, San Lorenzo en 1968 y 1972, Ferro en 1982, River en 1994 y Boca en 2011, el único que lo consiguió después de que lo hiciera ese histórico equipo de 1998. Cabe destacar que los jugadores de este plantel se convirtieron en la base del equipo que un año más tarde derrotaran al Real Madrid en Tokyo. Siete de los habituales titulares de este equipo campeón también jugaron desde el arranque en Japón (Córdoba, Ibarra, Bermudez, Serna, Riquelme, Basualdo, Palermo y con el ingreso de Guillermo, ocho.)

El partido ante el Rojo fue anecdótico. Un 0-0 que solo sirvió para que La Bombonera viva una fiesta, con un equipo que se consgraba dos jornadas antes de que finalizara el campeonato. El primer título de la seguidilla que se vendría.