Entre panas y botijas

Boca Juniors volvió a ganar un Superclásico en condición de visitante con goles de sus jugadores extranjeros: Nahitan Nández y Edwin Cardona. El ex jugador de Peñarol, autor del segundo gol xeneize, fue la figura del partido.

Entre panas y botijas
El uruguayo debutó en un Superclásico con un gol | Foto: Planeta Boca Juniors

Boca Juniors pisó fuerte una vez más en la Superliga y en la noche del domingo, venció a River Plate en un nuevo Superclásico. Con los goles de Edwin Cardona y Nahitan Nández, el Xeneize triunfó por 2-1 ante el rival de toda la vida, que descontó con el gol de Leonardo Ponzio.

Con este gran resultado, el equipo de los mellizos Barros Schelotto se afianzó aún más en la cima de la tabla de posiciones con puntaje ideal y con otras estadísticas fuera de lo normal.

Con una nueva victoria del club de la ribera, el podio del Superclásico se compone de la siguiente manera:

Nahitan Nández

El uruguayo fue la figura del partido por diferentes motivos y el más importante de todos fue el gol de la victoria ante el Millonario. El ex jugador de Peñarol aportó sacrificio en todas las jugadas que pudo, dejó la vida en el campo de juego y puso una cuota de su desgaste en lo defensivo. Entendió claramente como jugar un Superclásico. Partido inolvidable para el joven mediocampista charrúa.

Edwin Cardona

Recibió una durísima falta por parte de Ignacio Fernández y el ‘10’ lo cambió por un golazo. Un tiro libre al ángulo inatajable que quedará en las retinas del hincha xeneize por muchísimo tiempo, además, el volante de 24 años se animó a rematar al arco rival en varias oportunidades durante el primer tiempo. Se fue injustamente expulsado en el segundo tiempo pero cumplió con su labor.

Pablo Pérez

Si llevaba la cinta de capitán en su brazo izquierdo por algo fue. Con su experiencia y su inteligencia, supo manejar los hilos del equipo y con astucia, estuvo bien a la hora de marcar. Para redondear una gran actuación, habilitó a Nández en el segundo gol del Xeneize. Con el correr de los partidos, el ex Málaga se transformó en una pieza vital del equipo.