Un nuevo tropezón

Con gol de Marco Ruben, Rosario Central le ganó por 1-0 a Boca Juniors y llegó a su segunda derrota al hilo. A pesar de no haber ganado en los últimos dos encuentros, el Xeneize sigue liderando el torneo en soledad.

Un nuevo tropezón
El Xeneize continúa como único puntero en la Superliga | Foto: Tiempo de San Juan

En el cierre de la jornada del domingo, Boca Juniors perdió por 1-0 ante Rosario Central con gol de Marco Ruben en el Gigante de Arroyito. Con esta derrota, el equipo de Guillermo Barros Schelotto sumó su segunda caída en forma consecutiva y se achicó la diferencia de puntos con respecto a sus seguidores.

Una de las primeras jugadas que fue una fuerte infracción de Leonardo Gil a Cristian Pavón marcaría gran parte de lo que sucedió en el estadio del Canalla. Segundos más tarde, el local marcó la diferencia en el marcador con el gol de Ruben, que estuvo atento en el área para anotar de cabeza.

Con el correr de los minutos, el Xeneize intentó asfixiar al rival mediante la presión alta aunque se mostró desordenado al momento de atacar. Con Cardona como eje de juego en la zona ofensiva, las aproximaciones de la visita llegaron por la banda derecha donde Nahitan Nández, Cristian Pavón y Gino Peruzzi fueron más protagonistas en algunos momentos.

Luego, Boca estuvo errático en la gestación del juego y Central logró que el partido baje la intensidad. En la mitad de la primera parte, las patadas y la fricción comenzaron a ser los protagonistas hasta que al minuto 37, Paolo Goltz dio una patada infantil sin pelota y Patricio Loustau, quien no supo controlar el partido, le mostró la segunda tarjeta amarilla al zaguero central.

Con la expulsión del defensor, el Xeneize cambió de táctica. Wilmar Barrios integró la dupla central junto a Lisandro Magallán, el doble cinco estuvo integrado por Nahitan Nández y Pablo Pérez, y Cristian Pavón pasó a jugar de ‘9’ dejando a Junior Benítez en uno de los costados. En el final del primer tiempo, un error defensivo de Central pudo llegar a ser el empate parcial sin embargo, la fortuna estuvo del lado local.

En el complemento, Leonardo Fernández apostó con el ingreso de Maximiliano Lovera para poder desenvolver a la dupla ofensiva y jugar el mano a mano con la zaga central del Xeneize. Al minuto de juego, Pablo Pérez cometió una falta cerca del área y vio la tarjeta amarilla, llegando así a la 5° y se perderá el partido ante Arsenal en La Bombonera.

Los minutos pasaban y Central comenzó a agigantarse en su casa. Tuvo varias situaciones en los pies de Carrizo y jugadas de pelota parada pero Agustín Rossi impidió que se estire la diferencia en el marcador. Del lado visitante, Cardona trató de utilizar su fuerte y tuvo algunas ocasiones mediante remates de media distancia y el tiro libre, factor que le dio resultados en el Superclásico.

En los últimos veinticinco minutos de juego, Boca Juniors se animó a más y fue en busca del empate arriesgando todo. Una de las modificaciones fue la de Cristian Espinoza por Junior Benítez, y el ex Huracán tuvo la primera chance a los pocos minutos de su ingreso pero su remate se fue muy cerca del arco canalla.

A partir de ese momento, el club de la ribera acorraló a Rosario Central hasta el final del partido pese a tener un jugador menos en el campo de juego. Boca apostó a la búsqueda del empate y tuvo varias ocasiones con Espinoza que definió en dos ocasiones pero que no pudo concretarlas. Sobre el final, Cardona estrelló un remate en el palo y el empate nunca pudo llegar en Rosario.

Con esta caída, el equipo de Barros Schelotto cortó una racha de 18 partidos sin perder en condición de visitante. Además, por primera vez en el campeonato, Boca Juniors no pudo anotar un gol. Sin embargo, continúa como único líder de la Superliga y querrá afianzarse aún más en la próxima fecha cuando reciba en La Bombonera a Arsenal.