Debate VAVEL: dos derrotas que golpearon duro a Boca

No solo se perdieron puntos en los últimos partidos, sino jugadores importantes: Benedetto y Gago. Esto ha dejado en evidencia las falencias del equipo, que no ha logrado encontrar el equilibrio. Aquí la opinión de quienes siguen a Boca día a día.

Debate VAVEL: dos derrotas que golpearon duro a Boca
Boca cosechó su segunda derrota consecutiva en el torneo ante Central. Foto: La Nación.

Boca Juniors sigue siendo el puntero del campeonato. Con un comienzo arrollador, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto se ha erigido como el único líder y nadie puede desmerecer eso. Sin embargo, las últimas dos actuaciones del equipo han dejado que desear, poniendo en duda todo lo que se venía haciendo bien.

Ahora, el conjunto de la Ribera comparte la cima de la tabla junto a San Lorenzo, quien adelantó un partido y supo aprovechar las dos derrotas del xeneize para no perderle pisada.

Será que... ¿Boca extraña a Benedetto? ¿A Gago? ¿Es simplemente una mala racha? 

Yanina Ramos (@ydramos): "Falta recambio y oportunidades"

Lo dijo hace poco un tal Juan Román Riquelme, quien siendo uno de los máximos ídolos xeneizes, es palabra más que autorizada para opinar acerca del conjunto azul y oro: "Boca se acostumbró a ganar". Nadie puede dudar que el equipo de Guillermo a hecho grandes méritos para estar donde está. El Xeneize supo defender, jugar y pegar en los momentos oportunos, aún no jugando tan bien como se pretendía. Esto lo llevó a la cima del torneo, no los merecimientos. No hay que olvidarse que esto es fútbol, los merecimientos no ganan partidos, los goles sí. Por eso, no hay dudas que ante Central, Boca extrañó horrores a Darío Benedetto. Su hombre de gol, aquél que transformaba un partido con un derechazo o un cabezazo. 

Sin su goleador titular, todo hacía creer que Walter Bou sería la nueva carta de gol xeneize. Sin embargo, el ex Gimnasia se lesionó y Guillermo se quedó sin un nueve natural. Obviamente, a principio de año nadie podría prever que esto iba a suceder y, así, se dejó ir a Marcelo Torres, la joyita de las inferiores que la rompió en la Sub 20, y a Wanchope Ábila, uno de los "refuerzos" que llegó al Xeneize. Por lo cual, el DT se vio obligado a inventar un nueve de área.

Junior Benítez aún no justifica los 3.5 millones de euros que el club puso por él. Pero, quizás, también es injusto analizar su rendimiento por un partido en el que jugó en una posición a la que no acostumbra ni que es su fuerte. Además, de su flojo momento personal. ¿Acaso no hay delanteros en inferiores o solo no se les da una oportunidad? Si bien la idea es no apurar a los juveniles, sino que se vayan insertando de a poco en la Primera, si no juegan ante esta situación, en la que Boca no tiene un nueve de área ¿cuándo van a jugar? Esa parte es entera responsabilidad de Guillermo, quien eligió inventar un nueve en lugar de buscarlo en el semillero.

Otra ausencia vital ha sido la de Fernando Gago, lo que fue un golpe al corazón de juego xeneize. Sin embargo, Nahitán Nández ha demostrado que puede aportar sacrificio, Pablo Pérez y Edwin Cardona, el juego. De hecho, gran parte de lo bueno que hizo Boca en Rosario en el segundo tiempo pasó por estos tres jugadores. Aunque, cuando no están inspirados, sobre todo los dos últimos, el equipo se queda sin ideas y, pocas veces, Guillermo ha podido suplirlo con eficiencia. 

Falta recambio. Recambio que pueda ponerse la camiseta y jugar, sin descompensar al resto del equipo. Pero, a su vez, oportunidades para los juveniles, ya que si ante dos lesiones el técnico no confía en ellos para poder jugar, ¿cuándo va a hacerlo?

Franco Behar (@franbehar): "No tiene un plan B"

El partido del domingo frente a Central dejó desnudas varias falencias del equipo de Guillermo Barros Schelotto. Cuando un equipo le ensucia la cancha, no puede o no sabe contrarrestar ese juego. Es un equipo que no tiene un plan B. De a pocos los equipos le están sacando la manera en la que juega Boca. Ya lo hizo Racing y ahora Central, que con un juego de presión y poniendo gente en el medio le ganaron al Xeneize. Agustín Rossi tuvo buenas actuaciones en el segundo tiempo ante los rosarinos y, si no fuese por él, Boca hubiese perdido por una cantidad de goles más amplia. La tonta expulsión de Paolo Goltz no puede ocurrir en un referente del equipo y menos en el jugador que vino para arreglar a una defensa que sufría. Lisandro Magallán cada vez mas líder y mejor asentado en el equipo. Gino Peruzzi es un jugador irrecuperable en Boca, creo que le vendría muy bien un cambio de aire. Pablo Pérez no puede ser el capitán de Boca. Tuvo buenos partidos haciendo de Fernando Gago, pero está claro que no tiene la capacidad para hacerse dueño del equipo en tres partidos consecutivos y debe jugar más tranquilo, porque si el está alterado todo el equipo lo está. Nahitan Nández tiene un sacrificio que hace mucho no se veía en Boca, es un jugador muy importante. Junior Benítez no tiene las condiciones ni la capacidad para ser el 9 de Boca. Yo no le daría mas chances.

Nehuén Azar (@nehuenazar): "Las lesiones golpearon anímicamente al equipo"

Un tropezón no es caída. Mi opinión acerca de las dos derrotas consecutivas de Boca no es muy negativa. En el caso de la caída como local ante Racing, creo que fue un mal partido del equipo, algo normal y propio de cualquier equipo de fútbol. El Xeneize venía con puntaje perfecto en las primeras 8 fechas de la Superliga, algo que no se había dado nunca en la historia del club, y era lógico que la racha terminara en algún momento. Y no termino ante cualquier equipo, terminó frente a Racing, que lo superó y le ganó bien. Luego, la lesión de Darío Benedetto, sumada a la lesión de Gago hace no mucho tiempo, creo que afectó anímicamente al equipo, en el que ya no se veía todo tan perfecto como en el arranque del campeonato. Así llegó el partido ante Central, donde creo que no se jugó tan mal. Hubo buenas actuaciones, como la de Rossi, que salvaron al equipo de recibir más goles. Pero hubo una clara desventaja producida por la infantil expulsión de Goltz, que cambió el partido en el primer tiempo. En fin, sin el 9 goleador y sin el 5 armador de juego, no es tan fácil. A Boca le van a venir bien las vacaciones.

Nicolás González (@NicolasGonzF): "Las derrotas tienen que quedar en el pasado"

Muchas veces las cuestiones para el equipo de Guillermo Barros Schelotto pasaron sobre el rendimiento que podría tener ante los equipos ‘de peso’, tras su paso arrollador en la Superliga. A pesar de haber caído en los dos últimos partidos, el liderazgo continúa y así como finalizó el 2016, este año parece culminar de la misma manera. Desde aquel famoso Superclásico con una gran versión de Carlos Tévez, Boca nunca más soltó la cima del torneo. Un claro resumen de lo sucedió en este año. Lo que pasó ante Racing y Rosario Central son momentos, ni más ni menos. Tiene que quedar en el camino. Con las bajas importantísimas de Fernando Gago y Darío Benedetto, el Mellizo tuvo que trabajar para recomponer al equipo y encontrar las formas de mantener el nivel con otros nombres. Pero así como ha improvisado con Junior Benítez de 9 y que pudo ser un error del entrenador, se debe aplaudir el trabajo que realizó con Lisandro Magallán, que ha llegado a un nivel superlativo. El año va a culminar, y algunos errores se dieron a conocer como el temperamento y el juego brusco que se dieron por momentos. A partir del 1º de enero, el objetivo se llamará Copa Libertadores y en este tipo de competencias, esos errores cuestan caro.

Ariel Acosta Montero (@LAAMOficial): "La clave será reencontrar el equilibrio"

Sin dudas volvimos a ver las falencias de la defensa xeneize en estos dos últimos partidos, y aún más ante Central, porque no se encontró ordenada y no tenía las ideas claras para la marca. Con la expulsión infantil de Goltz, perdió más precisión y terminó por desmoronarse la línea de fondo. En cuanto al mediocampo en los dos anteriores compromisos no ha jugado del todo bien, pero fue la línea más regular del equipo, aun notándose la ausencia del 5 y donde Pablo Pérez trata de llevar esa área, pero él volvió a ser aquel Pérez que, por momentos, está perdido en el campo de juego y no juega con claridad al punto que se molesta con el mismo y hace que le otorguen una amarilla, lo que perjudica al grupo. En cuanto a la delantera del elenco se vio perdida o bien aun preguntándose: ¿somos capaz de jugar sin nuestro nueve goleador? Por lo que no pudo jugar bien. Aunque hay que destacar que el equipo ha tenido 15 minutos destacables, pero después pierde el eje y la concentración por lo que se empieza a desesperar y no puede encontrar el equilibrio que ha tenido en los primeros ochos partidos. Si tenemos en cuenta todos estos puntos señalados podemos pensar en el Boca Juniors de la primera etapa de la temporada pasada, por lo que Guillermo tendrá que reforzar mucho la defensa, hacer más firme el mediocampo y encontrar un equilibro, para que los jugadores ofensivos no pierdan el juego que venían teniendo. Además, tendrá que preparar bien a uno de los nueve que le queda en el equipo y no esperar a salir a buscar uno o que venga Tevez para remplazar a Benedetto, porque si lo hace Boca perderá la punta. Por último, para el año entrante tendrá que replantear el equipo si solo piensa en la Libertadores y no en ambas competiciones.