Reminiscencia de la apabulladora victoria de Boca a San Lorenzo

Se yuxtapone un nuevo clásico para el Xeneize en la fecha 14 por la Superliga Argentina. El rival para el domingo será el San Lorenzo, rival que conoce lo que es ser subyugado por gran diferencia ante Boca. Recordamos la gran goleada por 7-1 en el Nuevo Gasómetro.

Reminiscencia de la apabulladora victoria de Boca a San Lorenzo
Martín Palermo el Goleador. Foto:Web

Una prueba de fuego fue en aquel Apertura del 2006. San Lorenzo y el Nuevo Gasómetro siempre fueron complicados para Boca. En aquel año, con la paternidad a cuestas, más los últimos dos enfrentamientos (uno en La Bombonera y otro en el Bajo Flores) con victorias del Cuervo, más Oscar Ruggeri en el banco local, un DT que con esos colores suele amargar al xeneize; el equipo de Alfio Basile llegaba en busca de la punta en soledad.  

En los últimos ocho años Boca consiguió todo lo que se propuso. Bueno, casi todo... Palacio (2), Palermo (3), Cardozo y Franzoia marcaron en esta contundente victoria, la undécima consecutiva del equipo de Basile. Hirsig anotó para los locales. Por momentos la diferencia entre ambos fue enorme. 

Los primeros 15, fueron del local

Vibrante, con más actitud, mejor dicho, con otra actitud. Con una mentalidad ganadora, arrolladora. El planteo de Ruggeri era simple: tres atrás, fuerza y velocidad en el medio, Ezequiel Lavezzi para el toque de distinción, y Roberto Jiménez para definir. Boca cambiaba entre el 4-3-1-2 y el 4-4-2, cuando Marino se metía entre Gago y Ledesma. Era superior el Ciclón. 

Al minuto, tiro libre de Ferreyra a las manos de Bobadilla. Misma cronologia a los 2 y los 4, una bien clarita. Le pica mal al Cata Díaz y se escapa Lavezzi. Desborda por derecha y centro. Malingas mete la cabeza, era gol, de pique al suelo. Díaz llegó para sacarla justo, sobre la línea. Ledesma vio la amarilla por tumbar a Rivero. Era pura impotencia el bicampeón. Lavezzi desbordaba cuando quería y había peligro en el arco visitante. 

Basile respira y Boca consigue una excelente fachada  

Basile soltó la respiración a los 22. Casi sin darse cuenta, sin proponérselo, consiguió la ventaja. Merodeaba por el área el ataque visitante. Gago (impreciso en los primeros minutos), tocó para Palermo. El nueve no la pudo aguantar, pero la bola siguió mansita ante la mirada de los defensores de San Lorenzo. Palacio se filtró. Quedó mano a mano con Saja y definió de primera. El delantero ya tiene sello propio en el fútbol argentino y puso a su equipo adelante en el marcador, 1-0. 

Lo que San Lorenzo construyó ladrillito a ladrillito, Boca lo resolvió con dos toquecitos. Casi en un suspiro llegó el segundo. A los 26, Marino desbordó bien por la derecha y envió el centro atrás. Palacio abrió las piernas y la dejó pasar. Perfecto. Entró Palermo por detrás y definió. Gol del Titán y 2-0. Del sufrimiento al cielo. Lo que era un karma se convirtió en un trámite. Ruggeri no lo podía creer, probablemente Basile tampoco. Y para completarla, a los 32 llegó el 3-0. Calvo tiró una pared bárbara con Neri Cardozo por derecha. De primera, Boca jugaba a un toque. Centro, y la misma fórmula: Palacio al primer palo (esta vez no llegó) y Palermo libre por atrás para definir. En tres llegadas, Boca convirtió tres goles. 

Del sufrimiento al carnaval  

San Lorenzo salió a remar en el segundo tiempo. Ruggeri empezó a meter mano en el equipo. Cambio: Andrés Silvera por Walter Acevedo, que había entrado en el primer tiempo por Adrián González, que se retiró lesionado. Pero en los primeros diez minutos sucedía, en miniatura, lo mismo que en la etapa inicial. 

A los 20 segundos, Lavezzi quedó mano a mano, pero definió mal de zurda. Sin embargo, Boca ya se disponía para pararse de contra, con Neri Cardozo y Palacio. A los 3, el volante se escapó por izquierda y ganó un tiro de esquina. Lo jugó cortito con Marino, devolución y pelota para Krupoviesa. Clásica. El tucumano le dio de lejos, un bombazo. Saja tapó, pero dejó el rebote. Palacio, pillo estaba en lugar justo para empujarla. El 4-0 ya era lapidario. 

Un sueño hecho realidad. La sonrisa de Basile iluminaba el césped del Nuevo Gasómetro. Y a los 8, Neri Cardozo recuperó y arrancó para el contragolpe. Encaró de izquierda a derecha. Los jugadores de San Lorenzo pasaban como postes. Llegó hasta la puerta del área y le dio fuerte y cruzado. Ante tanta pasividad en la marca local, Neri se hacía un pic-nic. Saja se estiró en vano y el 5-0 llegó. El partido estaba terminado, aunque paradójicamente todavía faltaba mucho. 

A los 15, pudo descontar San Lorenzo. La pelota se metió en el ángulo, travesaño y pique dentro del arco, detrás de la línea, nada que hacer para Bobadilla. Pero el postre no estaba integro para Boca, y se fue a cohibir. Gago levantó su nivel, y todas las pelotas pasaban por él. Pero, así y todo, Gago demostró oficio. El volante recibió un planchazo en la mitad de la cancha por parte de Sebastián Méndez y el defensor vio la roja. Entonces en aquel momento se pensó, listo partido finiquitado. Nada de eso. 

El Coco se dio el lujo de mandar a Andrés Franzoia para la cancha (ingresó por Marino), lo sacó a Palacio para la ovación... Los hinchas de San Lorenzo no querían saber nada. Y pasó lo que tenía que pasar en un partido tan raro. A los 40, exigió Palermo, Saja salió muy lejos, a cortar de cabeza, pero quedó a mitad de camino... Franzoia le dio de primera, por arriba. El arquero volvía mirando cómo la pelota volaba por sobre su cabeza, derecho al gol. Una gran parábola dibujó el balón, y cayó justo. 6-1 y era un vapuleo nunca ante visto entre ambos elencos. 

A los 42, llegó el 7 a 1, tan histórico como increíble. Asequible: centro de Krupoviesa desde la izquierda. Gol de Palermo de cabeza, además de convertirse en el goleador del Apertura con cinco tantos. Luego Gabriel Favale pitó el final, aunque el partido se había terminado hacía rato. Y fue así como culminó la máxima conquista del azul-amárela sobre el azulgrana. 

San Lorenzo 1-7 Boca