Darío Franco: El gran guerrero

El ingreso de Darío Franco como entrenador de Colón fue clave en los últimos partidos para lograr una tarea aceptable. Con refuerzos y una nueva pretemporada, habrá que esperar como responde su equipo en este nuevo campeonato.

Darío Franco: El gran guerrero
Foto: Club Colón

Desde el 10 de junio, día que Darío Franco asumió como nuevo entrenador de Colón, el Sabalero ha entrado en una etapa de cambios, entre uno de ellos, de luchar por la permanencia en Primera a estar disputando una plaza por una copa internacional. Luego de realizar la pretemporada y mostrarse conforme con lo realizado hasta el momento, el técnico del equipo santafesino manifestó que la fisonomía e identidad de juego será la misma que propuso desde que asumió, la misma que hizo que finalice el torneo de la mejor manera posible, aunque le haya faltado el broche de oro para coronarse.

Varios jugadores que se encuentran actualmente bajo sus instrucciones, han declarado en diferentes medios que su manera de jugar contagia mucho, lo mismo declararon los refuerzos que han llegado hace poco tiempo. En cuanto el dibujo táctico, seguramente será el 4-3-3 que presente el entrenador de 47 años con jugadores ya consolidados, refuerzos de renombre, para ocupar un puesto en la formación y ganarse el aplauso de su gente.

Bajo los tres palos estará Jorge Broun ofreciendo su seguridad. Otra de las variantes que puede tener el entrenador, es en los laterales defensivos con las llegadas de Santiago Villafañe y Raúl Iberbia compitiendo con Clemente Rodríguez por un puesto en la retaguardia. En el mediocampo Pablo Ledesma y Gerónimo Poblete, que ya empezó a ser sondeado por varios clubes, se complementan con la promesa de Franco Mazurek y la experiencia de Víctor Figueroa, que pueden darle un aire fresco y renovado al conjunto rojinegro, ya que Mazurek es un volante ofensivo que puede dar variantes en ataque porque puede desempeñarse por los costados o por el medio. Finalmente, en la ofensiva acompañando a Alan Ruiz, Pablo Vegetti, entre otros, aparecen Diego Lagos y Santiago Biglieri que pueden ofrecer diferentes variantes en el ataque debido a sus condiciones.

Sumado al plantel que tiene Darío, los refuerzos han sido vitales para la composición del mismo y agrandar la jerarquía para obtener grandes resultados. Además, no falta mucho para el comienzo del campeonato, pero Broun, Villafañe, Conti, Garnier, Iberbia, Ledesma, Poblete, Figueroa, Sperduti, Ruiz y Lagos serían los once soldados que Franco tiene en mente para la primera batalla sabalera, cuando Colón intente obtener los tres puntos en el Brigadier López ante Arsenal y la ilusión del Sabalero se agrande con el correr del tiempo.