Una ilusión que se agiganta

Grandes individualidades, excelentes sociedades, debuts que cumplieron, jugadores que disputarán por un puesto en la titularidad. Todos éstos factores fueron indispensables para la victoria de Colón ante Arsenal.

Una ilusión que se agiganta
Foto: Hugo Pascucci

Cumplió, ganó y las cosas comienzan a cambiar. El equipo de Darío Franco cumplió con su primer paso, el primero de los quince, en un encuentro que mostró dos facetas distintas, a partir de la expulsión de Alan Ruiz. El primer tiempo que disputó el Sabalero fue excelente, con buenas jugadas, con jugadores de buen pie, una defensa que cometió errores contándolos con una sola mano. Agregando que el  técnico de Colón cumplió con su objetivo: ser ofensivo a partir de la tenencia de la pelota.

A pesar de que la defensa fue un 75% alternativa, ya que para el entrenador los titulares son Santiago Villafañe (no jugó por un tema de transfer), Germán Conti, Luis Garnier, quién disputó solo veinte minutos y Clemente Rodríguez que no jugó por suspensión, los cuatro jugadores del fondo ante el Arse estuvieron acordes al partido y respondieron de la mejor manera posible.

En la mitad del campo, los tres jugadores funcionaron como los artífices de la orquesta a puro quite y toqueteo entre sus compañeros. La llegada de Víctor Figueroa cumplió un rol demasiado importante, gracias a sus exquisitos pases y una excelente asistencia, Colón fue diferente, principalmente en ese sector.

La delantera no fue menos. Diego Lagos, otro de los debutantes dejó los nervios en algún lado, en los noventa minutos fue la pesadilla de algunos jugadores de la visita. Alan Ruiz encontró a su socio ejemplar, con la presencia de Figueroa las cosas mejoraron inclusive el segundo gol, candidato a ser uno de los mejores en este torneo.

En el segundo tiempo todo fue diferente, el buen juego continuaba hasta por momentos se acercó el tercer gol del club santafesino. Con el paso del tiempo, todo parecía estar sentenciado, hasta que en una jugada casual, Alan Ruiz vio la tarjeta roja a falta de varios minutos. A partir de ese momento, todo cambió. Ocurrió un cambio táctico, el equipo estuvo replegado varios metros tras las varias situaciones que contaba el oponente, además de los debuts de Franco Mazurek y Nicolás Silva. Sin embargo, el Sabalero fue más inteligente, pero con técnica, con buen juego, con astucia, Colón consiguió sus primeros tres puntos.