Arsenal profundizó la tristeza de Defensa y Justicia

El elenco de Sarandí venció por 1 a 0 a la formación de Florencio Varela que hace tres cotejos que no puede ganar.

Arsenal profundizó la tristeza de Defensa y Justicia
Foto: Fútbol Para Todos

Arsenal de Sarandí superó por 1 a 0 a Defensa y Justicia en el estadio Norberto Tomaghello, con gol de Mariano Barbieri en la primera etapa. El delantero del Arse (al igual que el guardameta Pellegrino) hace muy poco tiempo atrás defendieron los colores verdes y amarillos. Con esta caída, el Halcon se encuentra en un laberinto porque es la tercera que sufre desde que venció a Argentinos Juniors por 5 a 1. Además no puede alcanzar a los líderes de la Zona 2: Estudiantes de La Plata, Lanús y Atlético Tucumán.

En el primer tiempo, el conjunto de Sergio Rondina puso en problemas al elenco local ya que no lo dejaba tener la pelota como así pregona su entrenador Ariel Holán. En consecuencia, a los 8 minutos de la primera parte, en un envío largo de  Gastón Corvalán que  el arquero Pablo Santillo no pudo despejar, apareció Marcos Curado, quien envió el centro para que Mariano Barbieri anote el único tanto del encuentro.

A partir de la desventaja, el combinado de Florencio Varela fue en búsqueda de la igualdad. Por intermedio de dos tiros de esquina, Defensa y Justicia avisó que podía crear situaciones de riesgo. Tanto Guido Rodríguez  como Fabian Bordagaray fueron los protagonistas para que el elenco del Viaducto no se lleve los tres puntos. Sin embargo los dos ex futbolistas de River Plate no pudieron vencer al guardameta Fernando Pellegrino.

En el complemento, al elenco local le faltó claridad e ideas para acorralar a la escuadra de Sarandí. A pesar de estas falencias, después de la media hora de juego de esa etapa, los dirigidos por Ariel Holán volvieron a inquietar a la defensa de Arsenal. Unos minutos más tarde, cerca del final del partido, el Halcón contó con otra posibilidad para llegar al empate por intermedio de Alexander Barboza.

Sin embargo, el cuadro de Florencio Varela se quedó con las manos vacías y dejó el campo de juego del estadio Tomaghello con la tristeza de haber perdido un clásico y de no poder romper la mala racha que atraviesa desde hace tres fechas.