Empate con sabor a poco

En un flojo partido disputado en Sarandí, Estudiantes y Tigre igualaron 1 a 1 por la tercera fecha de la zona b del torneo local del Fútbol argentino

Empate con sabor a poco
Santiago Ascacíbar fue la figura del Pincha en el partido. Foto: Canchallena.

Estudiantes de La Plata se llevó de la cancha de Arsenal de Sarandí un empate con sabor a poco, con muchas dudas en el funcionamiento del equipo y también con el agregado que jugó 75 minutos con un jugador de más. El Pincha careció de eficacia e incisividad a la hora de generar peligro en el área de Tigre.

El primer tiempo empezó con el conjunto de Nelson Vivas atacando y teniendo la iniciativa del partido, a tal punto que  a los seis minutos el Pincharrata tuvo su primera chance de gol con un cabezazo de Carlos Auzqui que se fue cerca del palo derecho de Javier García. Luego el encuentro se siguió dando con el León atacando sin precisión y profundidad en los últimos metros, y con el Matador de Victoria bien parado en defensa y achicando los espacios.

Luego a los 15 minutos de la primera etapa, el partido toma un giro que a priori favorecería el trámite del encuentro a Estudiantes, ya que el zaguero central de la visita, Rodrigo Erramuspe, es expulsado por el árbitro del partido, Patricio Losuteau tras una tremenda plancha a David Barbona. Después de esa acción, el equipo dirigido tácticamente por Mauro Camoranesi afianzó mucho más su idea de defenderse con mucha gente en su campo y tratar de aprovechar algún contraataque para lastimar al local. Sin embargo en el primer tiempo casi que no hubo situaciones claras de gol, salvo la única que fue para el Pincha, cuando a los 31 minutos Gastón Fernández se levantó un remate que parecía que tenía destino de gol tras un buen centro de Barbona.

Además de quedarse sin Erramuspe, Tigre se quedó sin su otro marcador central, Lucas Blengio, debido a que tuvo que ser sustituido porque sufrió una lesión, lo que alimentaba más el trayecto del partido con el local atacando y el visitante defendiendo.

Luego en el segundo tiempo, Vivas manda a la cancha  al ex-jugador de San Lorenzo Juan Ignacio Cavallaro y a debutar en primera división al juvenil Facundo Quintana en lugar de Lucas Diarte y de Facundo Sánchez para ganar el juego por las bandas, sin embargo el juego seguía con Estudiantes tocando el balón sin generar peligro y con un Tigre que esperaba bien ordenado en defensa para sacar una contra, y así fue. A los 20 minutos funcionó el plan del Matador, ya que en un contraataque el colombiano Freddy Rincón se mandó una buena jugada para dejar mano a mano a Federico González que definió de gran manera para poner el 1 a 0. Hasta ahí el negocio era de Tigre que a la primer situación neta de gol, no perdonó.

Después del tanto, el encuentro se disputaba de la misma manera, con un Tigre esperando en su área y  defendiendo el resultado a su favor y un Estudiantes que sin ideas iba a buscar el empate. Hasta que a los 31 minutos, Leandro Desábato marcó el empate tras aprovechar una falla de la defensa del Matador tras un córner. A partir de ahí el Pincha lo arrinconaba en su arco al visitante y generaba más peligro teniendo más situaciones de gol, a tal punto que el joven Quintana metió un tiro en el palo, pero no fue suficiente para que el local logre una victoria en su localia en Sarandí.

El punto más alto de Estudiantes en el partido fue el juvenil Santiago Ascacíbar, que en sus primeros partidos en primera mostró una gran entrega y un buen nivel futbolístico, en tanto que el de Tigre fue el colombiano Rincón, que si bien tuvo pocas chances para atacar con el mezquino planteo que hizo su equipo, demostró en un par de jugadas toda su calidad.

En fin, Vivas tendrá que trabajar para encontrar el reemplazo de Lucas Viatri, para lograr tener más profundidad de 3/4 de cancha hacia adelante, ya que Carlos Auzqui no es un nueve de área, y para que  Estudiantes genere más peligro en ataque, mientras que Camoranesi tendrá que lograr hacer un conjunto más ofensivo, ya que Tigre pateó dos veces al arco en todo el partido, ante un rival que no era más que su equipo. Ojalá tanto Estudiantes como Tigre mejoren el rendimiento, para tener un Fútbol argentino más vistoso y que de placer verlos jugar ya que el Fútbol local carece en la mayoría de los equipos de buen juego.