Sostener el ritmo, la intensidad y lograr regularidad

Algunos de los putos a optimizar y ajustar del Pincha de cara a la mitad restante del Torneo local. Está tercero pero las chances continuan intactas, el sueño renace

Sostener el ritmo, la intensidad y lograr regularidad
Sostener el ritmo, la intensidad y lograr regularidad

Estudiantes estando a tres puntos del lider Lanus, a pesar de inevitablemente especular o estar al tanto de como les va a los rivales, debe entrometerse en mantener la estabilidad luego del quiebre que le proporcionó, favorablemente, el clásico.

Con 16 unidades en ocho partidos jugados, el León encontró la personalidad, el sello y el carácter impreso por parte de su entrenador, Nelson Vivas.

Proponiendo una presión tan alta como agobiante y ataque directos e hirientes el Pincha logró imponerse en cinco oportunidades. Claro que también tropezó, con dos caídas y un empate. Pero a paso reinante, conquistando espacios rivales y con apariciones juveniles que se destacaron, pudo suplir la falta de jerarquía.

Siendo capaz de defender ventajas mínimas, cerrando filas, acortando el territorio ocupado pero desplegando alas cada vez que recupera la pelota. Todo esto es lo que destaca a este equipo que por las bandas hace estragos y en el medio plantea la contienda.

Pero la intensidad y el ritmo serán claves en mantener esta manera de jugar. El nivel atlético y el desarrollo de cada partido deberá aportarle a cada interprete esa capacidad de adquirir confianza que les propine el oficio para encarar cada encuentro venidero.ltó a su favor el equipo mermó en la faz ofensiva. Deberá reveer esto Vivas.

Es raro reconocer que Estudiantes a sido violento e insitente hasta la testarudez en atacar eternamente por derecha con un tandem al cuál le deberían poner mucha más atención. Solari-Sánchez son de lo más regular y curiosamente cuando el día no les resu

Lo más importante será, además de seguir envalentonando el triunfo en un partido tan bisagra como el clásico, conseguir la regularidad y apropiarsela, racionalizando cada gasto y llegando con el resto que se gestó en la pretemporada marcando la diferencia física, táctica y futbolística.