Los 46 del Cholo

Luego de su cumpleaños Nº 46, repasamos su carrera y su paso por Estudiantes de La Plata, que tanto lo marcó a fuego.

Los 46 del Cholo
Diario Clarín

Diego Pablo Simeone nació un 28 de Abril de 1970. Con una carrera en el fútbol exitosa, como jugador y como técnico, su debut profesional le llegó a los tan solo 17 años, en Vélez Sarfield.

En el año 1990 se marchó a Italia, más precisamente al Pisa Calcio, y allí comenzaba su aventura por el fútbol Europeo. Luego de 2 temporadas en el fútbol italiano, es comprado por el Valencia fc, donde coincidió con Diego Armando Maradona y Carlos Salvador Bilardo, que hace tiempo lo tenía entre ceja y ceja, desde los inicios del Cholo en las juveniles de la Selección Argentina, cuando el Narigón dirigía la Mayor. Pero en el año 1994 fue traspasado al Atlético de Madrid, donde lograría un histórico doblete ganando la Liga y la Copa del Rey, convirtiéndose en capitán e ídolo de la hinchada colchonera.

Continuó su carrera por el futbol europeo retornando a Italia. Allí jugó en Inter (Campeón UEFA), y en el Lazio tricampeón (Copa de Italia, Supercopa, y Supercopa de Europa). En este último equipazo compartió plantel con varios argentinos, entre ellos, el ex DT Pincha Roberto Sensini, y Juan Sebastián Verón. También pasó por el PSV holandés hasta su regreso a su casa en el viejo Continente, el Atlético de Madrid, en 2003.

En 2005 volvía al Fútbol Argentino, después de 15 años, para jugar en Racing, donde se retiró en 2006. 

No podemos dejar de pasar por alto su participación en la Selección, disputando 3 Copas del Mundo y siendo el 5to jugador con más presentaciones en la albiceleste (106 encuentros, y 11 goles).

En el club de Avellaneda comenzó su carrera como entrenador, aunque luego de un fugaz paso, arribó a Estudiantes. Su contratación llegaría en un momento complicado, luego de la renuncia de Jorge Burruchaga.

El Cholo asumía una parada difícil, en medio de los cuartos de final de la Copa Libertadores, donde Estudiantes debía ir a jugarse la clasificación en Brasil contra San Pablo, luego de haber ganado en La Plata 1-0. El partido fue muy parejo y se definió desde los 12 pasos. Ningún pincha que vio ese partido se puede olvidar de cómo se adelantó el arquero Rogelio Ceni en el penal que le atajó a Agustín Alayes. Estudiantes quedo eliminado, pero fue una actuación muy noble, digna de su historia copera, en el debut de Simeone como DT albirrojo.

Antes del comienzo del Torneo Apertura, el hijo prodigo volvía a su casa. Juan Sebastián Verón regresaba a Estudiantes y hacía ilusionar a todos sus hinchas. Ese mismo año también arribaba al Pincha un joven arquero que poco a poco se transformaría en figura, Mariano Andújar.  

El Cholo fue el gestor de esa máquina de ganar en la que se transformó ese Estudiantes, que sentía que podía ganar en cualquier cancha y contra cualquier rival. El equipo que derrotó 7 a 0 a Gimnasia, en la goleada más grande en la historia de los clásicos del mundo, y que supo terminar jugando con 4 y hasta 5 delanteros cuando necesitó dar vuelta un resultado, como en el agónico partido frente a Newells en Rosario. De esta manera, se consagraría campeón, después de 23 años, al vencer a Boca en aquella final que todo futbolero de ley recuerda. Ese equipo quedaría para siempre en los corazones pinchas, junto con el apellido Simeone

Al finalizar el año 2007, por desacuerdos con la comisión directiva y con una oferta de River que no pudo resistir. Diego Simeone abandonaba el banco de Estudiantes de muy mala manera, con un contrato que tenía vigente hasta el año siguiente. 

En su paso por River obtuvo el Apertura 2008. Su carrera como DT continuo en San Lorenzo hasta que en 2010 le llego su primer oportunidad europea. Es contratado por el Catania, que se encontraba en el fondo de la tabla, y el objetivo era salvarlo del descenso. El Cholo lo hizo, logrando la mejor campaña del equipo en la Serie A.

Luego de rescindir el contrato con el club italiano vuelve a Racing pero esta vez como técnico, a mediados de 2011, donde logra el subcampeonato del Apertura 2011, y renuncia.

Días después le llegaría la oportunidad de su vida. Se transformaría en el nuevo técnico del Atlético de Mádrid a fines del 2011. Un equipo acostumbrado a perder, que la última vez que había sido campeón era con el Cholo como jugador colchonero.

A los pocos meses, el Atleti se consagro campeón de la Europa League. Simeone supo cambiarle la cara a ese equipo, que en pocos meses empezó a demostrarle al mundo que salía a jugarle de igual a igual a cualquier adversario y en cualquier terreno, siempre destacando el esfuerzo y el trabajo grupal por sobre las individualidades, como lo hizo en su estadía en el Pincha. El mismo Cholo diría en conferencia de prensa "Este Atlético Madrid se parece mucho al Estudiantes que yo dirigí" .

En la temporada siguiente, conseguiría la Liga, y alcanzaría la final de la Champions League, que se le escaparía en el último minuto. Actualmente disputando la semifinal de la misma, tras haber eliminado al Bayern Munich en el partido de ida el pasado miércoles, y al Barcelona, campeón vigente, anteriormente en cuartos de final.

El Cholo demuestra día a día que está a la altura de estos gigantes de Europa, sin el mismo presupuesto, pero con una identidad de juego indiscutible, que aunque algunos critiquen, logra resultados. Y repitiendo frases como  "Sólo en el diccionario éxito está antes que trabajo" o "Como en las grandes batallas y guerras de la historia, no gana el mejor sino el que estratégicamente está más convencido de lo que tenía que hacer" remarca todo el tiempo que es parte de una Escuela, y esa es la Escuela de Estudiantes de la Plata.