"Fue una cosa de locos"

Marcos Angeleri recordó su pasado por el equipo que lo formó profesionalmente y aquel inolvidable título del Apertura 2006.

"Fue una cosa de locos"
Estudiantes con Angeleri se consagró campeón del Apertura 2006. Foto: Estudiantes de La Plata

En la Calle 462 esquina 28 de City Bell, ahí en el Country Club de Estudiantes de La Plata donde los primeros sueños de llegar a primera empiezan a nacer y, sobre todo, donde además de formar jugadores profesionales, crece una familia con ADN Pincharrata.  Es aquí donde nacen historias, como una más la de Marcos Angeleri, campeón de aquel mítico título del 2006.

Angeleri, brindó declaraciones para el medio oficial de Estudiantes de La Plata, en las que recuerda su formación a base de valores: “Me tocó la época de vivir en la pensión, hacer todas las inferiores en el club, de agarrarlo desde chico cuando te empezas a formar como persona. Yo hice una base que hoy en día puedo decir que fue excelente, que me sirvió muchísimo para toda mi carrera y me sigue sirviendo. Hoy me desenvuelvo hecho de la madera que me hice en Estudiantes, más allá de la educación de la familia. Había gente en el club que hacía de padre, de amigo, de familiar. Me dieron más que la posibilidad de jugar en primera, por eso el sentimiento con el club que va a quedar de por vida”.

En el 2006 existió una epopeya cuando Estudiantes desde un papel menos privilegiado logró alzarse con el trofeo del Torneo Apertura 2006, Angeleri se afianzó en el equipo y así lo recuerda: “Hacía varios años que veníamos peleando, luchando contra el descenso, no era para nada fácil. Cuando uno está en las malas y le llegan las buenas tiene un desborde de alegría que a veces lo supera. De pronto nos encontramos con que podíamos jugar una final contra Boca y era como que no lo podíamos creer mucho. Había una camada de chicos que nunca había vivido una situación así porque éramos todos del club, todo el plantel en sí en general. Cuando nos encontramos con esa situación nos mirábamos con Sosa, Lugüercio, Pavone, y decíamos ‘esta no se nos puede escapar, todas las que pasamos para llegar acá, el hambre que tenemos nosotros no lo van a tener’; y así fue. Fue una cosa de locos”.

Hoy el destino quiso que perteneciera a las filas de otro equipo (San Lorenzo), pero el recuerdo y cariño por el club siempre se harán presentes. Angeleri sabe que en La Plata no solo hizo su carrera como futbolista profesional, sino que también formo una familia, familia con ADN Pincharrata