El Post-Sabella

Transcurrieron casi siete años de la salida de Pachorra y el Pincha todavía no pudo gritar campeón. Pasaron nueve entrenadores y tres interinatos, pero lo más preocupante es que Estudiantes no logró formar una identidad de juego.

El Post-Sabella
Alejandro Sabella, cuando dirigía a Estudiantes de la Plata | Foto: Web

Desde la partida de Alejandro Sabella como técnico a Estudiantes le costó conseguir un entrenador de su riñón. Pachorra logró la Copa Libertadores en 2009 y el Apertura 2010, los últimos títulos en la historia del conjunto platense. Eduardo Berizzo fue el primero en asumir luego de la ida de Sabella y solamente duró 23 partidos, con 8 ganados, 7 empatados y 8 perdidos, tomando en cuenta Copa Libertadores y Clausura.

Después se intentó volver a la fuente con Miguel Ángel Russo, pero sus resultados fueron muy pobres: eliminación de la Sudamericana y último en el Apertura 2011, consecuencia de 2 ganados, 4 empatados y 8 perdidos. Juan Manuel Azconzábal y Diego Cagna pasaron sin pena ni gloria en el Pincha. Mauricio Pellegrino fue el más el que más duró Post-Sabella y también el segundo más efectivo: ganó 39, empató 30 y perdió 25. Su derrota más recordada fue en los cuartos de final contra River por la Copa Sudamericana, en la que el León estuvo muy cerca de eliminar al Millonario.

La contratación de Gabriel Milito hizo mucho ruido. Fue el primer DT elegido por Verón, pero su estilo de juego se contradecía radicalmente con la idiosincrasia de Estudiantes. Aunque duró solamente ocho meses, muchos jugadores lo siguen recordando como de los mejores técnicos que tuvieron. Nelson Vivas fue el más efectivo y el que más cerca estuvo de conseguir un título. Además, promovió muchos juveniles. Quedará marcado por ser el técnico en la peor derrota en la historia de Estudiantes de la Plata, ante Pacífico por la Copa Argentina, sin embargo fue el mejor DT en la era Post- Sabella.  Luego de su renuncia, Leandro Benítez se vistió de bombero, ganó sus tres partidos correspondientes y metió al Pincha en la Copa Libertadores. Parecía que la Bruja le iba a dar la posibilidad al Chino de convertirse en el entrenador oficial de Estudiantes, pero el presidente prefirió a Gustavo Matosas.

Llegamos al presente. Había muchas expectativas puestas en este semestre. Técnico nuevo, incorporaciones que prometían y la posibilidad de que el Pincha volviera nuevamente a lo más alto en el plano internacional. Sin embargo, 9 fechas pasaron de la Superliga y Estudiantes sólo cosechó 11 puntos, producto de 3 victorias, 2 empates y 4 derrotas. Además, quedó rápidamente eliminado de la Copa Sudamericana y Matosas dejó su cargo como entrenador.

Lucas Bernardi fue el elegido por el presidente Juan Sebastián Verón para enderezar el rumbo del barco, pero a pesar de su gran comienzo ante Temperley -el Pincha ganó 3 a 0 en el Sur-, el DT mostró más dudas que certezas y los cuestionamientos por sus planteos no tardaron en llegar por parte de los hinchas. El rosarino ganó 2, perdió 2 y empató el restante, sin embargo, lo que más se le critica es el estilo de juego que pregona. Aunque todavía parece prematuro hacer un balance de su ciclo no se observan indicios de una posible mejora. El Post-Sabella todavía se siente en la Ciudad de la Plata.