Gimnasia no pudo hacer frente al Fortín

Gimnasia cayó ante Vélez Sarsfield por 2 a 1 en calidad de visitante. Los autores de los goles fueron Bou para el Lobo, y Cáceres y Stelcado para el Fortín. El conjunto de Pedro Troglio terminó el cotejo con 9 jugadres, tras las expulsiones de Rasic y Meza.

Gimnasia no pudo hacer frente al Fortín
Foto: la capital
Vélez Sarsfield
2 1
Gimnasia y Esgrima LP

Por la quinta fecha del Torneo de Transición 2016, Vélez recibió, y derrotó por 2 a 1, a Gimnasia y Esgrima La Plata. De esta manera, el Lobo se encuentra en la posición número cinco con 9 puntos (dif +1) y el Fortín en la cuarta, con la misma cantidad de tantos (dif +3). Ambos de la Zona 1.

En un partido que comenzó de igual a igual, Vélez tomó ventaja al minuto 22, cuando Blas Cáceres abrió el marcador para los suyos. El primer tiempo perteneció al local, que pudo ser más efectivo al momento de un esquema de juego. Mientras que al conjunto de Pedro Troglio le costó afirmarse en el terreno rival.

Tanto Cáceres como Toledo, al igual que Pavone, lideraron a los de Liniers en el extremo ofensivo.

Pero al partido le quedaba mucho por transitar. Con la pelota en juego en el segundo tiempo, Walter Bou, a los 10 minutos logra la equidad. Para entonces el cotejo se volvió un tanto monótono. Cambios de frente inexactos, pocas llegas significativas de peligro y faltas reiteradas, fueron el combo de la etapa final.

Al minuto 38 Gimnasia sufre la expulsión de Federico Rasic, quien devolvió de manera infantil un codazo a Pérez Acuña. Para dicho momento el estadio de Vélez Sarsfield había aumentado la temperatura. Al minuto 45 un tiro libre del debutante Stelcaldo, pone en ventaja, y marca el resultado final para la victoria del Fortín. Bologna poco pudo hacer, tras su reacción tardía.

Si había alguna oportunidad de que Gimnasia puede revertir la situación, se esfumó al ser expulsado Maxi Meza al minuto siguiente. Por lo que el Lobo finalizó el cotejo con 9 jugadores en el campo de juego. La visita apostó por las pelotas aéreas, pero careció de lucidez para vulnerar el arco de Alan Aguerre.