Lobo rosarino

Tras la buena actuación Canaya por Copa Libertadores, Coudet optó por dejar en segundo plano el torneo local, y apostó por un equipo alternativo, el cual cayó por la mínima ante Gimnasia y Esgrima La Plata.

Lobo rosarino
Foto: tycsports
Rosario Central
0 1
Gimnasia y Esgrima LP

Rosario Central recibió al conjunto comandado por Gustavo Alfaro, el cual superó ampliamente en el esquema de juego a un rival que dejó en claro que su objetivo es la Copa Libertadores de América. Recordemos que los rosarinos jugaron entre semana y derrotaron por 1 a 0 a Gremio, dando medio paso hacia cuartos de final.

A esta altura del Torneo de Transición, las matemáticas siempre están presentes. Central se posiciona con 19 puntos en la Zona 2, a tan sólo ocho puntos de los líderes San Lorenzo y Godoy Cruz, con aún nueve unidades por jugar.

En cambio, el Lobo sin afrontar doble competición, pero siendo su anhelo la clasificación, se encuentra a una distancia de seis tantos.

Eduardo Coudet dejó en campo de juego a Sosa, Pinola y Lo Celso del equipo titular habitual. El resto, ingresados desde la suplencia, no supieron sacar provecho y Gimnasia planteó un partido inteligente y tranquilo. A diferencia de otros encuentros, el Lobo se mostró más preciso y ordenado, aunque aún con deficiencias en el extremo defensivo, pero que poco corrió peligro.

A los de La Plata les costó asentarse en el terreno rival, pero poco a poco fue tomando la posesión de la pelota y comenzó a arriesgar en el juego. La primera llegada de mayor peligro fue la de Rasic, quien bajó de cabeza una pelota y se la sirvió a Niell que no pudo vencer el arco Canaya y derivó en un córner.

Del lado rosarino, Lo Celso, antes habiendo interferido una jugada de Benítez, se animó y arremetió contra el arco de Bologna un zurdazo que terminó por encima del travesaño. Tras dicha jugada, al minuto 25 se produjo la posibilidad de abrir el marcador por el lado local. El arquero tripero se interpuso entre el tiro libre de Colman y la red.

Cuando Central tomó las riendas del juego, se llevó a cabo el complemente. Momento en que el partido pareció enfriarse y Gimnasia dio vuelta el liderazgo. Coronel, con un cabezazo errático le dio el espacio necesario para que Delgado embista el área visitante, pero nuevamente Bologna fue el salvador.

Cuando parecía que nada iba a ser diferente, el juvenil Contín ingresó con la intención de descontar. Tras una llegada de Castillón, colocó el centro justo para vencer el arco de Sosa, al palo izquierdo.

El Gigante de Arroyito, de esta manera, conoció la derrota por parte de los triperos, tras 7 años.